Ampliar imagen

«Gran Hermano 17»: Miguel se quita el peluquín delante de sus compañeros

Algunos ya sabían el secreto del gallego y otros lo intuían, pero la mayoría no había visto la verdadera imagen del concursante

La precipitada salida de Bárbara de  Gran Hermano 17 ha provocado cambios en la casa de Guadalix. Una de las grandes favoritas del público para llevarse el maletín abandonó el reality el sábado por motivos familiares, pero antes de irse, le dio un consejo a Miguel Vilas, el concursante gallego. «Miguel libérate», le recomendó.

Y solo unas horas ha tardado en hacerlo Miguel. Ha reunido a todos sus compañeros en el salón y les ha revelado su gran secreto: se ha quitado el peluquín. Antes les ha dado una emotiva charla en la que les ha dicho que no se mostraba tal y cómo era físicamente «por miedo a ser rechazado». Entre lágrimas, afirmaba que tenía miedo de «que no gustase a la gente».

Entre aplausos de sus compañeros, y ante una emocionada Adara. «Este soy yo y no quiero que me rechacéis», afirmaba sollozando.

«Para mi esto era mi meta personal, no vine aquí a ganar, este es mi premio personal. Si ahora me voy lo haré contento de que sepáis con quién habláis», proseguía. Sus compañeros le apoyaron y se fundieron en un gran abrazo con él y Rodri incluso le ha besado la calva.

Miguel Vilas, de O Grove, ha tardado casi dos meses en mostrar su verdadera imagen a sus compañeros de la casa de Guadalix, algo que los telespectadores sabían desde el primer día, ya que lo reveló en el vídeo de presentación.

 VER MÁS: El pasado oculto de Miguel

 

Su madre tampoco lo sabía

El concursante gallego se ha revelado con una de las principales cajas de sorpresas del programa. Su declaración de amor a Pol o su pasado oculto, entre el que podría estar una relación con Markus, de Quién quiere casarse con mi hijo, han dado cierta vidilla a un programa que no pasa por su mejor momento tras el cambio de presentador

La madre de Miguel Vilas reveló hace unas semanas a través de una intervención telefónica durante el Debate de Gran Hermano que desconocía que su hijo «era calvo y bisexual».

El concursante gallego mostró en el confesionario sus miedos a cómo estaría viviendo su familia su paso por la casa: «me imagino que mi madre estará tan avergonzada de mí, tiene que ser tan duro, tan horroroso», explicaba. Y añadía que probablemente a su familia «no les gusta nada de lo que hago, pero necesitaba explotar que y la gente supiese quién era realmente».

El gallego seguía imaginándose a su madre «mirando la televisión y al segundo día apagarla». Describía a los suyos como «la gente más humilde que te puedas imaginar», pero «muy cerrada». «Me tiene que haber desheredado», explicaba. Además añadía que su madre, «es poli, es supermaja y la gente del mi pueblo la estará ridiculizando». Aseguraba que «ahora te das cuenta de la importancia de una madre». Además les explicaba a sus compañeros que «soy de pueblo, no de ciudad» y decía que su madre probablemente no estuviese viendo en su comportamiento «los valores que ella me inculcó». 

Tras estas declaraciones Loli, policía local en O Grove, entró en directo para apoyar públicamente a su hijo. «Mi pueblo es un lugar maravillo», afirmaba, y proseguía aseverando que «estoy súper orgullosa de él, todo lo que haga lo voy apoyar».

VER MÁS: La confesión de la madre de Miguel

Jordi González le preguntaba con asombro si no era conocedora de la verderadera imagen de su hijo ni de su condición sexual. «Lo del pelo no lo sabía. Miguel viene una vez al año a Galicia y siempre está cambiando de peinado», explicaba.

En el tema de la bisexualidad, pese a la incredulidad del presentador, que reiteró que «hay cosas que una madre sabe», afirmó que lo desconocía también. «No sabía tampoco lo de su bisexualidad porque siempre lo he visto acompañado por chicas. Me ha sorprendido muchísimo». Eso sí, insistía en que se sentía muy orgullosa «de él y ha sido muy valiente».

 

 

Etiquetado como
Comentarios