Por qué el vestido de Amaia en Eurovisión ya lo habíamos visto

El secreto mejor guardado de la representante española en el festival de Lisboa se desveló durante el ensayo general y ha suscitado todo tipo de opiniones

M. P
Redacción / La Voz

El ensayo general de Amaia y Alfred tenía un aliciente especial para todos sus seguidores y no era la puesta en escena. El atuendo definitivo que ambos llevarán el próximo sábado en Eurovisión fue desvelado y hubo reacciones de todo tipo. Tres eran los vestidos que había lucido Amaia en los ensayos previos y cada uno tenía su favorito. El primero en ponerse fue un mono crêpe de seda en color crudo y sin mangas, acompañado de un semirecogido informal. Todos los looks de Amaia son diseños de Teresa Helbig, creadora de vestidos para la reina Letizia, su estilo está marcado por prendas románticas pero también rebeldes y provocadoras, adjetivos que se ajustan a la perfección a la representante española en Eurovisión.

Otro de los vestidos en los que se enfundó Amaia fue un vestido largo rosa nude sobre una base de tul de algodón que destacaba la silueta de la ganadora de Operación Triunfo. Pero sin duda, el vestido que deslumbró a todos fue el que se puso para el segundo ensayo. Un vestido largo negro, muy elegante y romántico con detalles dorados y plateados con un pronunciado escote en «V» con las mangas y la espalda semitransparentes.

Sin embargo, algo llamó la atención en el diseño y es que de exclusivo tenía más bien poco. El diseño de la catalana Teresa Helbing formaba parte de su colección Primevera-Verano 2017 y es más, Eugenia Martínez de Irujo ya lo había utilizado en la gala Starlite 2017. Quiza un evento como Eurovisión requiera piezas especiales, ajustadas al artista y sobre todo sorprendentes. 

La diseñadora que revolucionó el armario de la reina Letizia con un vestido corto de flecos vio en Amaia un estilo dulce y canalla que refleja a la perfección su estilo. Y es que el la artista navarra, además de ser una de las grandes revelaciones musicales de este año, poco a poco se ha ido convertiendo también en un icono de estilo. Ya algunos de sus vestidos en Operacion Triunfo causó tal furor que se agotó en las tiendas, como el que lució cuando interpretó el Shake it out. El vestido de lentejuelas dorado era de una firma escocesa Quiz y valorado en 66 euros.

La cantante navarra también se ha situado como un icono de moda española, en concreto de Dolores Promesas. Durante su participación en Operación Triunfo ya había vestido ropa de esta marca, pero el vestido con el que acudió a la apertura del festival de Eurovisión ha sido un éxito total. El vestido, de corte camisero e inspiración setentera, y válido para cualquier ocasión formal o informal, está valorado en 495 euros.

Exclusividad no siempre es sinónimo de acierto en Eurovisión

Lo cierto es que aunque el traje de Amaia no sea exclusivo, es un acierto a su estilo y a lo que la cantante navarra representa. Sobre el escenario de Eurovisión hemos visto otros casos de diseños exclusivos que han pasado sin pena ni gloria y otros que han quedado grabados a fuego en nuestras retinas. ¿Quién no recuerda el vestido de Ágatha Ruiz de la Prada que se enfundó Lydia en 1999? «Me pusieron ese traje porque Ágatha Ruiz de la Prada es una diseñadora conocida mundialmente y era un honor para TVE que su representante en Eurovisión llevase una de las creaciones de todo un mito viviente de la moda. Igual no iba muy acorde a una canción tan seria, pero tampoco entendí que se armara tanto revuelo», aseguraba. 

La actuación de Ruth Lorenzo también estuvo un tanto empañada por la polémica que surgió con el vestido que le habían diseñado para la ocasión. Tras el primer ensayo con la puesta escena en el escenario de Copenhague, se desataron las críticas contra su vestido, diseñado por la afamada firma de moda Anmargo. Se trataba de vestido de fiesta escotado y de lentejuelas, «cosidas de dos en dos y de tres en tres, lo que aporta un efecto tridimensional a la pieza». Además contaba con una cola de dos metros y la cantante había pedido a la diseñadora que se inspirase en el que llevaba Marilyn Monroe cuando cantó el Happy Birthday a Kennedy.

Pero los apliques en negro no convencieron y Ruth Lorenzo y su equipo reaccionaron casi de manera automática compraron un vestido para la gran final. El nuevo vestido era de la firma Karim Design, y similar al anterior, de corte sirena y con «encaje de paillettes en color plata sobre una base en tono rosa nude». 

Raquel del Rosario se subió la escenario en el año 2013 desafiando a los supersticiosos por dos motivos: el color amarillo de su vestido de Yolancris y descalza (como lo había hecho Remedios Amaya en 1983, que acabó en el último puesto con cero puntos). Fuese por el amarillo o por ir sin zapatos, El sueño de Morfeo quedó en la posición número 25.

Y Edurne también protagonizó su momento viral, cuando algunos aseguraron ver mucho más que otros a través de las transparencias de su falda. El vestido de alta costura y de inspiración helénica, estaba realizado en paillette de cristal de color verde agua y adornado con bordados de perlas formando aguas transparentes. Edurne tuvo que soportar el peso de los cristales, y eran unos 8 kilos. Todo el vestuario de Edurne fue una creación del diseñador barcelonés Jose Fuentes.

Algo parecido ocurrió con la gallega Lucía Pérez, que aunque no muy conforme con la canción que le impusieron para representar a España en Düsseldorf, defendió con dignidad su Que me quiten lo bailao con un diseño exclusivo en sello lucense, al igual que la cantante de O Incio, de las diseñadoras Sara Lage y Maru Calderón que completó con unos zapatos de la marca ferrolana Dick&Paul. Pese a su buen hacer, Lucía Pérez tuvo que conformarse con uno de los últimos puestos en el certamen. 

 Para saber más: 

La rajada de Soraya Arnelas a cuatro días de Eurovisión

C. A.

La cantante, que representó a España en el año 2009 en Moscú, ha hecho unas durísimas declaraciones poco antes de la final de Lisboa

Cuando solo faltan cuatro días para la gran final de Eurovisión que este año acoge Lisboa, tras la victoria de Salvador Sobral del año pasado, cada día son muchas las críticas y valoraciones que tanto famosos como anónimos hacen del festival. Son muchos los que mandan ánimos y desean suerte a Amaia y Alfred, que este lunes volvieron a ensayar sobre el Altice Arena de Lisboa, como Rozalén, Raphael y hasta Pastora Soler, que representó a España en Baku hace años y les aconsejó: «Disfrutadlo muchísimo, estamos con vosotros». Pero al mismo tiempo crecen los que auguran un resultado catastrófico para la pareja nacida entre las paredes de la academia de Operación Triunfo con su intimista Tu canción, lo que ha enfurecido a otra extriunfita que también vivió en sus carnes lo que supone representar a España en Eurovisión y no lograr los resultados esperados. Se trata de Soraya Arnelas que acudió a Moscú en el año 2009 con La noche es para mí

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at novo.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

Por qué el vestido de Amaia en Eurovisión ya lo habíamos visto