La increíble confesión de Alberto Isla: así despilfarró 300.000 euros en seis meses

El novio de Chabelita Pantoja narra en «Supervivientes» su etapa más alocada: «Se me fue la pinza»


Redacción / La Voz

¿Se pueden fundir 300.000 euros en seis meses? Por poder se pueden y eso es lo que hizo Alberto Isla, según ha confesado hace poco en Supervivientes: malgastar 50 millones de las antiguas pesetas en tan solo unos meses. El concursante y actual novio de Chabelita Pantoja reveló mientras se daba un baño en aguas del Caribe que «se me fue la pinza por completo». Sin oficio conocido desde que saltó a la fama por ser el padre del hijo de Chabelita Pantoja que se quedó embarazada siendo aún menor y estuvo durante varios meses recluida entre las paredes de la finca Cantora por su madre para evitar el acoso mediático, no es extraño de creer que malgastase tal cantidad en poco tiempo. «Yo no voy a trabajar de camarero o de albañil sin necesidad, a ver si me entiendes. Si puedo vivir bien como estoy pues vivo bien como estoy. Al fin y al cabo estoy estudiando para trabajar en lo que yo quiero, emergencias sanitarias, y después pues voy a hacer diagnóstico de rayos y medicina nuclear», le aseguraba a su compañera Isabel Castell durante el programa. 

Ante la mirada atónita de su compañera de concurso Alberto Isla relataba cómo despilfarró 300.000 euros en pocos meses. «Tenía 19 años y la cabeza en otro sitio. Se me fue la pinza por completo, hice lo que me dio la gana. Me llega a coger con lo que sé ahora...», reflexionaba el participante. 

Su compañera le preguntaba por qué hizo su madre en ese momento, y Alberto Isla aseguraba que «pasaba de mi madre. Con 300.000 euros vas a hacer tú lo que dice tu madre... Yo llegaba a mis amigos y me decían que no tenían dinero para salir y les daba mil euros. Los quemé en menos de seis meses», añadía. Y ni corto ni perezoso, Alberto Isla detallaba los lujos en los que había despilfarrado ese dinero «me iba a Versace, la camiseta más fea pero que sea más cara, pues esa. O a lo mejor cogía empezaba a tirar dinero en el coche», confesaba. Francisco, que también estaba escuchando la conversación comparándolo con una escena de la película «¡Como El Gran Gatsby!». 

También habló de su fugaz boda con Techi, «No pensaba con la cabeza,y claro, me lo decía, me lo decía... Le compraba anillos, iba a Louis Vuitton y me decía 'quiero ese bolso', pues toma. Cosas así, hasta que ya se fue yendo el dinero». Pero tras la euforia llegó la soledad. Sin dinero y sin amigos, Alberto Isla se dio de bruces con la realidad. «Me operé y nadie vino a verme», reveló. 

Isabel Pantoja sobre su nieta pequeña: «Son los ojos de Paco, su abuelo»

C. Aldegunde
;
Isabel Pantoja posa por primera vez junto a sus nietas La tonadillera no puede estár mas feliz con la llegada de Carlota, la segunda hija de Kiko Rivera

La tonadillera posa orgullosa en la portada de una conocida revista con las dos hijas de Kiko Rivera

Isabel Pantoja vuelve. Y lo hace por todo lo alto, exclusiva y portada en ¡Hola! mediante, para posar orgullosa con sus dos nietas, hijas pequeñas de Kiko Rivera. La tonadillera intentó pasar desapercibida durante el bautizo de la pequeña Carlota ante el asombro de muchos y ahora se conoce el motivo: la exclusiva que habría pactado previamente con la conocida revista. Isabel Pantoja, que desde su salida de la cárcel vive casi recluida en su finca Cantora y minimiza sus salidas únicamente al ámbito profesional para sus actuaciones y conciertos, confiesa en la revista que su nieta pequeña, Carlota, le recuerda al fallecido Paquirri. «Me emociono al mirarla... Es que son sus ojos, son los ojos de Paco, de su abuelo», asegura con ella en brazos. A pesar de que ya han pasado 34 años desde que murió Francisco Rivera en aquella fatídica tarde en la plaza de toros de Pozoblanco, Isabel Pantoja mantiene muy vivo el recuerdo de su marido. 

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.

Comentarios

La increíble confesión de Alberto Isla: así despilfarró 300.000 euros en seis meses