UPA Dance: ¿Por qué funcionó tan bien «Un paso adelante»?

Pablo Puyol, Mónica Cruz, Beatriz Luengo y Miguel Ángel Muñoz se apuntan a la corriente de los reencuentros y volverán a verse las caras este miércoles en «El Hormiguero», casi quince años después del estreno de la serie, la ficción española más internacional, emitida en 54 países distintos


El 2016 es ya, sin discusión, el año de la nostalgia. Aunque estrictamente harían falta algunos casos más para convertir el reencuentro en particularidad de este año que languidece ya, la fiesta de Operación Triunfo supuso tal terremoto que el alcance, esta vez, compensa la falta de ejemplos que, además, tampoco son tan pocos. La reunión de los chicos de OT fue la más ruidosa, pero no ha sido ni será la única: Ana Obregón acaba de volver a ver a los siete niños -que ya no son niños- de Ana y los siete, ¡Qué tiempo tan feliz! ha convocado la semana que viene a los concursantes del primer Gran Hermano y este miércoles por la noche los chicos de UPA Dance volverán a verse las caras de nuevo en El Hormiguero. No será su reencuentro definitivo, apunta además Vanitatis. El canal Atreseries tiene previsto llevar a cabo un especial más amplio en un futuro no muy lejano con todo el reparto de la serie, incluyendo profesores.

Mientras tanto, hagamos memoria. La serie se emitió del 2002 al 2005, por lo que a los adolescentes de hoy en día, nacidos con el cambio de milenio, todo esto probablemente les suene a chino. Por ellos y por los que estén más verdes, conviene comenzar por el principio. El 8 de enero del 2002 se estrenó en Antena 3 Un paso adelante, una ficción protagonizada por Pablo Puyol, Mónica Cruz, Beatriz Luengo, Miguel Ángel Muñoz, Silvia Marty, Asier Etxeandía, Dafne Fernández, Natalia Millán, Beatriz Rico y Lola Herrera, entre otros, que recogía el día a día de una prestigiosa academia de artes escénicas. El baile era el eje principal de la serie, que tras su despedida, además de ser exportada a 54 países, convirtiéndose en la producción española más internacional, engendró un grupo de música integrado por cinco de sus rostros más populares -Luengo, Puyol, Cruz, Muñoz y Marty- y bautizado como UPA Dance.

Un paso adelante marcó a toda una generación, como antes lo había hecho Compañeros y antes, Al salir de clase. La juventud española se enganchó a las aventuras y especialmente a las desventuras de Pedro, Lola, Rober, Pavel, Erika y Silvia, quiso de repente ser artista de nuevo, ellas se calzaron calentadores, ellos se enfundaron camisetas de tirantes anchos y su música empezó a alternar con clásicos del momento en las discotecas de moda. Funcionó la serie porque retrataba, con sus más y sus menos, problemas cotidianos, quebraderos de cabeza e interactuaciones comunes de un numeroso segmento de la población que entonces -sin crisis ni ninis- aún tenía ganas de comerse el mundo. Funcionó por sus rostros frescos, entonces poco conocidos, como Asier Etxeandía -en la piel de Beni- o Alex González -en la de Ufo-. 

Funcionó también porque, además de serie, Un paso adelante era espectáculo. Por lo pegadizo de su cabecera, con la que media España aprendió a contar en italiano; por sus coreografías, insistentemente imitadas frente a los espejos caseros; y porque tenía un claro y alabado referente hacia el que mirar: la estadounidense y tan ochentera Fama, con Leroy, con Coco, con «queréis la fama, pero la fama cuesta». Nunca llegó a ser como el clásico, pero no lo hizo mal.

Sus estilismos marcaron tendencia. Varios de sus protagonistas, como Miguel Ángel Muñoz y Mónica Cruz, y Beatriz Luengo y Yotuel, vivieron mediáticos romances en la vida real. La segunda pareja incluso tuvo un hijo en común. Tras un decepcionante final, en el que las tramas quedaron suspendidas en el aire, Un paso adelante mutó en grupo de música, expendiendo un hit musical tras otro y convirtiéndose en experto de la canción veraniega. Y si no se lo creen, recuerden:

Volverán a juntarse esta semana, preámbulo de un reencuentro mucho mayor y, seguramente, mucho más rentable. Hoy, la vida de los protagonistas de UPA Dance es muy distinta a la de hace once años, cuando se despidieron de la serie. Mónica Cruz ha formado parte del reparto de Águila Roja y del jurado del programa de baile Top Dance. Es además diseñadora, empresaria -junto a su hermana, Penélope, puso en marcha una marca de ropa- y madre soltera. Beatriz Luengo, responsable de encender la chispa del reencuentro con unas declaraciones en las que confesaba que tienen un grupo de Whatsapp, imita cada viernes a otros artistas en Tu cara me suena. Antes y tras la disolución de la banda, se dedicó a sacar adelante su carrera en solitario; ha recibido varias nominaciones a los Grammy Latinos y ha sido directora de la Academia de Operación Triunfo en Argentina. Hace unos meses confesó que cuando el fenómeno de Un paso adelante comenzó a desinflarse sufrió una complicada depresión. 

Miguel Ángel Muñoz también ha regresado hace poco al candelero con su participación en concurso de talentos culinarios Masterchef Celebrity. Hace dos años, hizo lo propio en el de destrezas de baile, Mira quién baila! y el resto del tiempo ha intervenido en otras series como Sin Identidad o Amar es para siempre. ¿Y qué fue de Pablo Puyol? El «paleto» de Un paso adelante fue también concursante de Tu cara me suena la temporada pasada, pero su campo de acción ha sido principalmente el del teatro musical. Formó parte también del reparto de las series ¿Qué fue de Jorge Sanz? y Ciega a Citas.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at novo.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

UPA Dance: ¿Por qué funcionó tan bien «Un paso adelante»?