Ver vídeo

Carlota Corredera: «Estoy harta de la gordofobia»

La presentadora de «Cámbiame» publicará en mayo un libro para narrar cómo logró bajar 60 kilos y asegura que en España «a un gordo se le puede llamar gordo a la cara, pero los demás problemas de salud, no»

Carlota Corredera es una mujer nueva. Lo es por dentro pero también por fuera. Ha logrado bajar 60 kilos, que había engordado después de tener a su hija Alba. Precisamente fue el deseo de ver a su hija con salud lo que la impulsó a ponerse a dieta y comenzar un duro proceso que prácticamente ha terminado. Durante el proceso agradeció a Mediaset que no la apartasen como colaboradora en Sálvame a pesar de su cambio de talla. En el último año, Carlota Corredera no ha parado. Es una de las sustitutas de Jorge Javier Vázquez y Paz Padilla cuando no pueden presentar el programa vespertino de Telecinco, presenta el programa de debate posterior al reality de Las Campos y desde principios de enero ha relevado a Marta Torné al frente de Cámbiame. Y como guinda del pastel de este 2017 del que solo han trasncurrido tres meses, en mayo presentará un libro donde cuenta su lucha con la obesidad y su relación tóxica con la comida. 

Precisamente de esta dura lucha con los kilos hablaba Carlota Corredera, donde pronunciaba unas polémicas declaraciones que han dado mucho que hablar: «Quiero ayudar a la gente que como yo ha sufrido y sigue sufriendo por un problema tan incomprendido en este país como es la obesidad», explicaba sobre su próximo libro, Tú también puedes

«Estoy harta de la gordofobia, estoy harta de que a los gordos nos traten, porque yo me considero gorda siempre hasta que me muera, porque es como una adición, un problema que va inherente a mí, a mi complexión, a mi adicción a la comida y mi relación tóxica con la comida que la he tenido siempre y ahora ya la tengo sana», afirmaba. «Quiero lanzar un mensaje de no estáis solos», proseguía. 

Y ahondaba más en la llamada gordofobia que según su punto de vista existe en España y ponía para ello un ejemplo. «Hay una cultura en este país en el que a un gordo se le puede llamar gordo a la cara, pero los demás defectos físicos los demás problemas de salud, los demás complejos a la gente no se le señalan a la cara, pero a los gordos sí», aseveraba. 

Y rompía una lanza sobre los que sufren obesidad: «No todos los gordos son comilones, ni tragones, ni vagos, ni perezosos. Hay personas que tienen sobrepeso porque comen de manera ansiosa o porque tienen un metabolistmo totalmente muerto», explicaba. 

La emoción de Carlota al anunciar su libro en «Sálvame»

Carlota Corredera escogió Sálvame, el programa donde apareció las primeras veces ante las cámaras para anunciar la publicación de su primer libro. «A mí en octubre me proponen una cosa que me hace mucha ilusión pero que también me parecía que era una gran responsabilidad», explicaba. «Ha sido difícil, ha sido muy complicado, ha sido un viaje hacia mis recuerdos, hacia mucho dolor, pero creo que tengo una responsabilidad con la gente que nos ve y, sobre todo, con la gente que ha pasado por lo que yo he pasado con el tema de mi peso», añadió. 

«He perdido 60 kilos. Esa pérdida ha sido retransmitida en directo a través de las cámaras de este plató, y puedo decir que el próximo 18 de mayo, me hace muchísima ilusión, alumbrar algo que no es un hijo, pero que de alguna manera en parte lo siento también como un hijo. El próximo 18 de mayo sale mi primer libro», explicaba. 

Carlota Corredera explicaba cómo había sido el proceso de dar forma a este libro. «He escrito un libro desde el corazón, porque desde que yo conté públicamente que había perdido peso a través de las redes, en cartas, hay muchísima gente que me ha escrito pidiéndome ayuda de manera desesperada», aseguraba. «Porque yo ya lo dije el otro día, a raíz de lo que había sucedido entre Mercedes Milá y el Doctor Mulet en el Chester, que creo que la obesidad es un problema de salud muy grave, muy poco comprendido, y yo he escrito este libro de verdad, desde el corazón, para intentar ayudar a la gente a salir del pozo negro, oscuro y frío en el que se entra cuando se tiene un problema de tantísimo peso», continuaba.

«Quiero decir que yo hago este libro, para mí es un trozo de mí, yo me abro en canal, confieso muchas cosas; yo he tenido una relación complicada con la comida desde niña, desde muy pequeña, he sufrido muchísimo por mi relación con la comida, porque la comida ha sido mi refugio cada vez que me ha pasado algo en la vida, -y me han pasado muchas cosas-, como a mucha gente: yo no soy nada excepcional. Pero sí que es verdad que no quiero ser ejemplo de nada, siempre lo digo, pero siempre me gusta inspirar a la gente a decirle el título: Tú también puedes. Se puede salir», concluía. 

Y terminaba su discurso agradeciendo el apoyo que le han brindado su gente más cercana: «Quiero dar las gracias a toda la gente que me ha apoyado; no hubiese podido presentar Sálvame, presentar Cámbiame, ser la madre de Alba, ser la hija de Elisa y la hermana de Diego, pero sobre todo no hubiese podido ser tampoco la mujer de Carlos, si Carlos no me hubiese apoyado como me ha apoyado de manera incondicional para que este libro viese la luz. Mi amor, te doy las gracias porque has tenido un acto de generosidad inmenso; han sido muchas noches, muchas mañanas, muchas tardes, en las que has intentado que yo pudiese escribir, las que me has ayudado y me has apoyado para poder hacer todo lo que he hecho. No hubiese podido hacerlo sin ti, este libro también es tuyo, de todo el equipo que me ha ayudado porque hemos trabajado en equipo para poder recuperar mi salud, y quiero dar las gracias también a mi guía en todo este viaje que ha sido Teresa Petit, que es mi editora, y una persona que espero que se quede para siempre en mi vida», finalizaba.

El caso de Tania Llasera

El caso de Tania Llasera podría ser otro de los ejemplos del que podría tirar Corredera para ahondar en esa gordofobia y en ese juzgar de la sociedad. La presentadora explicó hace meses, que su cambio de talla había sido por dejar de fumar, lo que le había provocado hipotiroidismo, coincidiendo en el tiempo esta confesión con la aparición de Tamara Falcó en público asegurando que sufría la misma enfermedad. 

A través de su blog Dando la talla que es gerundio, en Mediaset, grabó un vídeo donde mostraba su apoyo a Tamara Falcó. «Hija, olé, estás guapísima», aseguraba, «que es lo que me dicen a mí las señoras cuando me ven en la carnicería o en la calle: 'tú ni caso, estás guapísima'», sentenciaba. Y contaba su caso particular ya que ella también aumentó varias tallas de peso al dejar de fumar. «Compraba tres paquetes de tabaco al día, vivía muy mal», confesaba. Además reconocía que estaba muy delgada y que nunca le había costado estar así.

«Dejé de fumar y se me disparó la tiroides. Empecé a engordar y veía que las cosas no me cabían. Fui comprándome más ropa, pasó el verano... estaba muy hinchada, pero tampoco me veía tan mal», explicaba a la cámara.

«Y de repente fui a un desfile de Cibeles y me despellejaron viva. Yo no sabía que tenía el problema de hipotiroidismo», reconocía. Y explicaba que además coincidió en el momento en el que trataba de quedarse embarazada «y no lo conseguía, por eso fui al médico», y allí le diagnosticaron hipotiroidismo, el mismo problema de salud que sufre Tamara Falcó. «Me empecé a medicar y a desincharme y me cambió el cuerpo», explicaba.

Tania Llasera se mostraba igual de tajante que Carlota Corredera: «Parece que tienes que pedir perdón por ello (por engordar) y por eso me da rabia. Que Tamara Falcó o yo cambiemos varias tallas de ropa... ¿a quién le importa más que a nosostras?», preguntaba. «Sí, he engordado y a ti qué te importa», decía. Además hacía una afirmación muy segura de sí misma: «Yo me veo más guapa con más quilos que cuando estaba más delgada».

El gran cambio de Carlota Corredera

La vida de Carlota Corredera ha cambiado mucho en los últimos años. No solo por su nueva faceta como madre o su pérdida de peso, también porque su ascenso como presentadora la ha convertido también en carne de la prensa rosa. «Me da mucho vértigo lo que ha pasado pero también mucha felicidad. Soy una curranta que se ha dedicado a trabajar muchísimo y me pasa esto a los 42 años y estoy aprendiendo a llevarlo, que no es fácil», explicaba hace unos meses a Chance.  Y continuaba diciendo: «Pasó un maremoto por encima de mí y de mi entorno. Empecé a tener cada vez más presencia, a ser perseguida por los paparazzis, a ser portada de revista... Y creo que lo estoy llevando bastante bien. Sobre todo por mi entorno». 

La presentadora se siente arropada por su familia y en especial, por su marido Carlos y desvela que gracias a su madre y su marido tiene los pies en la tierra y le han inculcado que el verdadero éxito en esta vida es el éxito personal. «Lo que me da miedo es dejar de tener trabajo y dejar de trabajar en lo que me gusta. Si decide la Fábrica de la Tele que mañana me pusiera los cascos para dirigir o para montar vídeos sería igual de feliz que ahora», asegura.

Carlota Corredera empezó en Sálvame como directora del conocido programa. En el 2016, se estrenó como presentadora del mismo y además, colaboró en el programa Las Campos. «Presentar no es fácil, colaborar me parece dificilísimo pero siempre defenderé la figura de los directores que exige una entrega, una cantidad de horas y de sacrificios... Es algo que evidentemente me impediría lo fundamental para mí que es estar al lado de mi hija. No me he perdido nada de los 18 meses de la niña», aseguraba.  

Pero todo éxito también tiene su lado oscuro y tenebroso. La presentadora ha sido objetivo de numerosas críticas y todo tipo de memes. «Me incluyeron en la lista de las locutoras más cansinas y viendo los memes me dan ganas de meterme debajo de la mesa del ordenador de la vergüenza. Me lo tomo a risa pero me da mucha vergüenza», confesaba.

Comentarios