La espectacular portada de Alba Galocha en «Vogue»

La polifacética modelo gallega protagoniza la portada de Vogue Portugal con un potente mensaje sobre la libertad


La modelo compostelana Alba Galocha protagoniza la espectacular portada de abril de la revista Vogue en su edición portuguesa. Títulada Palabras, Galocha rinde tributo a las grandes mujeres literarias con una bella imagen que busca el contraste. Junto al modelo Fernando Cabral protagoniza el editorial de moda realizado pro Claudia Barros y fotografiado por Branislav Simoncik, inspirado en el libro de la escritora de En primera persona a través de los ojos de un niño y en el que se trata la inocencia que no logra concebir la indiferencia ante la injusticia y el racismo. Una instantánea que defiende la libertad de expresión más allá del contraste, las razas, los colores y sobre todo de las palabras. 

La polifacética modelo gallega desarrolló su profesión desde el inicio al margen de los tópicos y siempre ha tratado de alejarse de los estereotipos. Instalada en París, Alba Galocha cerró el 2017 uno de los mejores años de su carrera con cuatro películas en su currículum y una serie. Siempre reivindicativa, la modela gallega siempre ha defendido el papel de la mujer dentro del mundo de la moda y del séptimo arte, un tema importante a tratar. Para ella, «las cosas han cambiado mucho para las mujeres en los últimos años y creo que está en nuestras manos que este cambio continúe».

De entre los 25 tatuajes que lleva repartidos por todo su cuerpo, Alba Galocha contrasta su aspecto aniñado y frágil con la defensa férrea del papel de la mujer. Versátil, madura y todoterreno, la compostelana es el reflejo de la evolución y el crecimiento profesional.

«He sido muy libre, pero también la consentida»

Sandra Faginas

Un buen día dijo que quería tomarse la interpretación en serio y tan en serio fue que ya tiene tres pelis en la manga, una de ellas «El hombre de la mil caras». Alba es así: la vida le va rápido. Modelo de éxito, con solo 26 años, nada le pone nerviosa. Es adicta a los tatuajes, tiene 27, le gusta «El Principito» y su frase más repetida es: «No hay fallo»

Alba Galocha (Pontevedra, 1990) no cumple ningún tópico, tampoco el de la modelo que guarda las distancias. Habla por los codos, contesta a todo sin pelos en la lengua y con claridad. No le gusta la etiqueta de «it girl», por aquello de que para ella representaría algo así como un símbolo. Más a lo Patti Smith y no a lo Alexa Chung. «¿Cómo le voy a llamar it girl a Patti Smith?», ironiza. Se confiesa responsable, sin ser la niña de notazas en la clase, y tiene en sus hermanos mayores el auténtico referente: «Mi casa es lo que me mantiene con los pies en la tierra». Galicia la echa de menos constantemente, y París le gusta de lejos: «Para vivir es un horror, es muy fría». Ahora su núcleo duro lo tiene en Madrid, donde ha peleado por hacerse un hueco en el cine; un sueño cumplido en el que desea vivir intensamente. ¿Cuál es la cara oculta de Alba? «Mi mal humor. Lo reprimo mucho».

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

La espectacular portada de Alba Galocha en «Vogue»