Ampliar imagen

Las polémicas condiciones de un municipio italiano para aparcar en las plazas para embarazadas

El alcalde de Pontida, del partido xenófobo Liga Norte, ya ha anunciado que modificará la ordenanza municipal

El municipio de Pontida (en la provincia septentrional italiana de Bérgamo), gobernado por el partido xenófobo Liga Norte, ha aprobado una ordenanza municipal para reservar una serie de aparcamientos a embarazadas, pero solo si son heterosexuales y europeas, lo que ha suscitado polémica en el país.

La iniciativa especifica que solo las mujeres que pertenecen «a un núcleo familiar natural» y que cuentan con la «nacionalidad italiana o de un país miembro de la Unión Europea» pueden disfrutar de estos espacios reservados. Además, detalla qué entiende el ayuntamiento de Pontida por núcleo familiar natural: «el formado por la unión de un hombre y una mujer con fines de procreación». Quedan por tanto excluidas las mujeres que sean extranjeras, solteras u homosexuales.

La medida ha desatado una serie de críticas por parte de diversos exponentes del mundo de la política y el ministro de Agricultura, Maurizio Martina, ha asegurado que decisiones como esta «hacen estremecer». También el consejero regional del Partido Demócrata (PD) de Lombardía, Jacopo Scandella, ha descrito esta decisión como «un asco e una vergüenza», mientras que la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino (Movimiento Cinco Estrellas) la ha calificado de «discriminatoria».

La polémica ha obligado al alcalde del municipio, Luigi Carozzi a anunciar que en las próximas horas modificará la norma.

Etiquetado como
Comentarios