En la ciudad que nunca duerme ya hay quien paga 12 dólares por una siesta

Cada vez más neoyorquinos eligen dormir durante su pausa para el almuerzo y se ha creado todo un negocio alrededor de esta nueva tendencia


Afp

La infatigable Nueva York se echa una siesta. Incluso en la ciudad que nunca duerme sus estresados habitantes, con largas jornadas y trabajos ultracompetitivos, necesitan recargar baterías. Pero en vez de optar por un espresso, bebidas energéticas o un cigarrillo, cada vez más neoyorquinos eligen dormir una breve siesta en horario de trabajo. En medio de una creciente inquietud por el bienestar y la salud que ha disparado el consumo de jugos verdes, el té matcha o el kava, surgen en Nueva York y otras grandes ciudades de Estados Unidos varios lugares donde es posible pagar para dormir la siesta.

Uno de ellos es Nap York, un edificio de tres pisos en pleno Manhattan, muy cerca de Penn Station, que abrió hace tres meses y también ofrece yoga, meditación y bebidas y comida saludable en un ambiente silencioso. Por 12 dólares, es posible alquilar durante media hora una pequeña cabina individual de madera a cualquier hora del día o de la noche. A partir de finales de mayo también podrán alquilarse hamacas en el techo para dormir la siesta al arrullo del aire primaveral. «Es muy difícil encontrar paz y tranquilidad en Nueva York», delcaraba a la agencia AFP Stacy Veloric, la directora de marketing de Nap York. «Queremos alojar a todos los neoyorquinos exhaustos», añade. Nap York abrió con solo siete cabinas, pero la demanda superó las expectativas y debió agregar rápidamente 22 más.

Solo un 24% de los neoyorquinos duermen ocho o más horas por día, según un estudio del Siena College. Y si se tienen en cuenta los traslados entre el hogar y el empleo, Nueva York es la ciudad donde más se trabaja en todo Estados Unidos: más de 49 horas semanales.

El precio del mal sueño 

Un tercio de los estadounidenses duerme menos de lo que debería, asegura el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Malhumor, baja productividad, problemas para concentrarse, creatividad cero y ausencias: la falta de sueño cuesta a la economía estadounidense hasta 411.000 millones de dólares anuales, y el equivalente a 1,2 millones de días laborales al año, asegura un estudio de la Rand Corporation del 2016.

Laura Li es una de las neoyorquinas que prefiere una siesta de 35 minutos a tomarse un café cuando está cansada. Esta correctora de una publicación sobre viajes duerme la siesta cada semana en YeloSpa, que desde hace once años ofrece una habitación especial para dormir la siesta en Nueva York. Li ingresa en una cabina hexagonal que parece salida de un filme de ciencia ficción y se acuesta en una cama que será colocada en posición de gravedad cero, rodillas dobladas y pies elevados para descender el ritmo cardíaco y facilitar el sueño. En 35 minutos, Li se despertará «con un amanecer simulado, gradual», explica Maya Daskalova, gerenta del lujoso YeloSpa de Quinta Avenida, frente a la célebre Trump Tower. ¿El precio? Un dólar el minuto, con un mínimo de 20 y un máximo de 40

«Vengo en los días que tengo mucho trabajo, solo para tener más energía el resto de la tarde, porque no tomo café y si estoy cansada no puedo hacer otra cosa que dormir un poco», asegura Li. No se ha atrevido a contarle a sus colegas que duerme la siesta en su pausa para comer, pero sí lo ha confesado a algunos amigos, que hallan extraño el concepto de pagar para dormir. Mucha gente «debe pensar que esto es una pérdida de tiempo y de dinero», admitió. «Pero para mí, mientras pueda pagarlo vale la pena. Simplemente me siento mejor después. Eso basta».

Daskalova ha visto crecer gradualmente su clientela, y cree que la sociedad está cambiando y entendiendo que «es mejor venir a dormir una siesta que derrumbarte en tu escritorio». ¿Quiénes se escapan para dormirse una siestita? Trabajadores con largas jornadas, o que viven lejos de Manhattan y quieren hacer una pausa porque en la noche tienen una cena, embarazadas que están agotadas, padres con bebés que han pasado la noche en vela, fiesteros que no han pegado un ojo...

Pensando en la falta de sueño crónica, Christopher Lindholst creó en el 2004 MetroNaps, una empresa que diseña «cápsulas de energía» supermodernas donde es posible aislarse para dormir una breve siesta. Varias fueron instaladas en el Empire State, pero cuando la seguridad del edificio fue reforzada, Lindholst se focalizó en su venta a empresas, universidades, hospitales y aeropuertos. «En los últimos 15 años la actitud hacia la siesta ha cambiado drásticamente», de tal modo que Google, la NASA o la Universidad de Maryland han comprado sus «energy pods». Pero «superar el estigma que tiene la siesta», asociada a la pereza, «llevará una generación entera» aunque la siesta dure apenas 10 a 20 minutos, igual o menos «que una pausa para fumar o ir a buscar un café».

Una de sus cápsulas está en las oficinas de la start-up de bienestar Thrive Global en SoHo, fundada por Arianna Huffington, autora del éxito de ventas La revolución del sueño (2016) y expropietaria del diario Huffington Post. «Debemos terminar con el engaño de que hay que estar agotados para tener éxito», argumenta Huffington en su libro. «Estamos en el medio de un cambio cultural en el que cada vez más y más de nosotros reclamamos el sueño».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.

Comentarios

En la ciudad que nunca duerme ya hay quien paga 12 dólares por una siesta