Rotundo fracaso de María Teresa Campos y Bigote Arrocet en su primera firma de discos

La veterana comunicadora y su novio Edmundo solo firmaron dos ejemplares de «Una bella historia» en un evento organizado en Madrid


El pasado 20 de abril salía a la venta el primer disco de María Teresa Campos y Edmundo Arrocet, Una bella historia. Días antes del día de la madre el agente de prensa de la veterana comunicadora, que aseguraba que «está más feliz que nunca, tremendamente ilusionada con el disco», anunciaba que la pareja comenzaría una gira de promoción por toda España. Ese momento ha llegado.

 

Tal y como publica El Español este martes, María Teresa y Edmundo acudieron a un centro comercial de Madrid para su primera firma de discos. «Una cosita corta porque ya hicimos un evento para la prensa en casa», explicaba la Campos a los medios congregados en el lugar que les pedían declaraciones. Pero el evento fue mucho más breve de lo que esperaban. Hubo tan poca afluencia al acto, que la presentadora y el humorista tan solo firmaron dos ejemplares de su primer disco. Los protagonistas, acompañados por la hija pequeña de la presentadora, Carmen Borrego, no podían ocultar su indignación. 

Las únicas dos personas que se acercaron a María Teresa y a Edmundo Bigote Arrocet fueron dos seguidoras de la presentadora. La primera que llegó hasta la pareja era fan de la periodista. No tenía el disco, solo quería dar un beso a la Campos y hacerse una foto con ella. Al poco tiempo regresó con el álbum para que se lo firmaran los dos. La segunda, otra de sus seguidoras, conseguía suavizar un poco la situación y dibujar una sonrisa en la cara de María Teresa: curiosamente, las dos se llamaban exactamente igual. 

Fallo en la promoción del evento

María Teresa Campos, Carmen Borrego y Bigote Arrocet se mostraban incómodos y crispados ante la situación que les tocaba vivir. Según recoge El Español, el proyecto y la promoción del disco corre a cargo de Mediaset España y El Corte Inglés, con los que el equipo de la comunicadora se ha sentido «desamparado». Para ellos, el problema estuvo en la escasa promoción a través de megafonía y el aviso en medios y redes sociales. María Teresa y Edmundo esperaron más de una hora a que alguien se acercara cuando se escuchó el primer aviso de la presencia de ambos en el establecimiento a través de la megafonía. Por su parte, el centro comercial se escudaba en que en Madrid era víspera de festivo (este martes es San Isidro, su patrón) y que la afluencia de público en el lugar era mínima.

Aunque el humorista chileno intentó sobrellevar la situación de la mejor manera posible, no dejó pasar la oportunidad sin criticar la desorganización del acto, al considerar que no había estado a la altura de las circunstancias. Preguntada por sus proyectos televisivos, María Teresa evitó hacer declaraciones a su salida del lugar. Simplemente apuntó: «Todo es una cuestión de Mediaset».

 

 

Tiempos difíciles para María Teresa

Los últimos tiempos no han sido nada fáciles para María Teresa Campos, ni en lo personal, ni en lo profesional. Convertida en toda una institución en la televisión española , la comunicadora vio como Telecinco cancelaba su último programa estrella, ¡Qué tiempo tan feliz!. Poco después María Teresa Campos se llevaba un gran susto al sufrir un ictus -mientras su novio Edmundo Arrocet participaba en Supervivientes- que le dejó secuelas temporales en un ojo, que finalmente superó. Mientras esperaba que Mediaset le encontrase un espacio a medida, en septiembre del 2017 la cadena anunciaba el regreso de la Campos a las pantallas en El Debate de Gran Hermano Revolution. Solo aguantó una gala. María Teresa Campos se unió al grupo de colaboradores que comentan el reality, pero aquella breve reaparición defraudó a muchos espectadores: sus intervenciones se limitaron a dos, y hora y media después de comenzar el debate, María Teresa desaparecía del plató porque al día siguiente tenía que madrugar.

Además de aguantar el chaparrón durante la participación de Bigote Arrocet en Supervivientes, que causó toda una revolución en Telecinco y, más aún entre los colaboradores de Sálvame, programa en el que trabaja su hija Terelu, el clan Campos con María Teresa al frente han sido el objetivo de duras críticas por la exposición de su vida en el docureality Las Campos

Fue sustituida por Carlos Lozano en su papel de Defensora de la audiencia en Sálvame, programa al que acudía cada semana para dar voz a la audiencia y, además, el pasado mes de febrero, la salud de la presentadora malagueña volvía a dar un susto a familiares, amigos y seguidores: tuvo que ser ingresada de urgencia y posteriormente intervenida por una oclusión intestinal, de la que se recuperó rápidamente.

A todo esto se suman los enfrentamientos de sus hijas Terelu y Carmen Borrego en los platós de televisión con quienes arremeten contra su familia. La última polémica, y también entre las más sonadas, la protagonizada por Terelu, que tras presentar a su hija Alejandra vía exclusiva en Hola! semanas antes de que la joven cumpliese 18 años, hizo frente a una oleada de ataques por parte de compañeros y amigos que cuestionaban su decisión. Tal fue el revuelo causado, que Terelu incluso se planteó abandonar el programa en el que trabaja. 

Ver más

 

Votación
16 votos
Comentarios

Rotundo fracaso de María Teresa Campos y Bigote Arrocet en su primera firma de discos