La desgarradora carta de Tamara Gorro a su amigo fallecido

La colaboradora de televisión homenajea de una forma muy especial a Antonio, una persona muy cercana que murió hace justo un año

Europa Press

Redacción / La Voz

Tamara Gorro ha vivido un último año trepidante, lleno de experiencias nuevas, miedos, angustias pero también grandes alegrías. La colaboradora y presentadora de televisión hace una especie de balance de los últimos doce meses en una emotiva publicación en Instagram en la que homenajea a su amigo Antonio, una de las personas más importantes de su vida que moría de forma inesperada hace ahora un año. «Recuerdo cuando viste por primera vez ese saxo. Recuerdo la ilusión que tenías por tocarlo. Recuerdo lo feliz que eras con muy poco. Recuerdo lo mucho que dabas por todo el mundo sin pedir nada a cambio. Recuerdo cada consejo tuyo. Recuerdo todo lo que conseguí gracias a ti. Recuerdo cada llamada diaria. Recuerdo el último día que te di un beso. Recuerdo el momento en el que me dijeron que te fuiste para no volver. Recuerdo que mi corazón se partió. Recuerdo todo de ti cada día. Recuerdo que me preguntaba ¿por qué? Y ahora tengo la respuesta de tu marcha... Un año sin ti y cada día haces más falta. Te quiero amigo mío», asegura. 

En el último año, Tamara Gorro ha vivido una de las etapas que más había deseado en los últimos tiempos y que además creía imposible de poder experimentar: el embarazo de su segundo hijo. Hace ahora un año, cuando conocía la muerte de su mejor amigo Antonio, ella estaba sometiéndose en Los Ángeles a una inseminación artificial para intentar gestar ella misma a su segundo hijo. La joven, que llegó a pensar que nunca podría vivir esta experiencia, recurrió a la gestación subrogada en Estados Unidos para convertirse en madre. Así nació su hija Shaila. La extronista, que comparte de manera habitual su vida y la de su familia a través de las redes sociales, anunció el pasado mes de abril que por fin había cumplido su sueño. «Me sentía preparada, tenía ganas y de nuevo recuperé la ilusión. Me lancé al intento. Un año de preparación, quirófanos, mentiras, medicamentos, pruebas... todo daba igual, tenía un objetivo», aseguraba refiriéndose al calvario que sufrió cuando intentó quedarse embarazada durante más de 15 veces.  «Dos test negativos de mi gestante me empujaron para intentar quedarme embarazada», relataba, lo que hacía intuir que estaba intentando de nuevo tener otro hijo a través de gestación subrogada. «Hoy termina una constancia, una lucha, un propósito... En ocho meses daré vida a una preciosidad que deseo con todas mis fuerzas que sea niño y lleve el nombre de mi ángel: Antonio. Este es el motivo de mi viaje a Los Ángeles. Hasta hoy no tenía los resultados y quería cumplir mi palabra: que seáis los primeros en saberlo», escribía. 

La alegría de este embarazo, considerado casi un milagro, se vio empañada por la trágica muerte de su mejor amigo Antonio, uno de los mayores apoyos de Tamara Gorro.  «Antonio llevaba a mi lado quince años, se convirtió en el padre que yo nunca tuve. Estoy convencida de que este bebé me lo ha mandado él», confesaba en Sábado Deluxe. «Lo último que me dijo Antonio fue: ´lo vas a conseguir´». Tamara Gorro se enteró de la muerte de Antonio cuando se encontraba en Los Ángeles para que le hiciesen la transferencia de embriones. «Justo dos días antes yo había hablado con Antonio. Él era el único que lo sabía con su mujer, ellos han luchado por la gestación subrogada y son los tutores de mi hija allí», explicaba muy emocionada Tamara Gorro. «Pocos días antes de la transferencia de embriones, murió mi mejor amigo y fue terrible», aseguraba. «Yo quería volverme para aquí, no quería continuar pero mi amiga María me sentó y me dijo: ´Si no lo haces por ti, hazlo por él, eres una valiente´», contaba. Unas palabras que junto al apoyo de la viuda de Antonio, la animaron para seguir adelante con sus planes. «Este bebé me lo ha enviado Antonio desde el cielo», afirmaba.

Tamara Gorro despedía hace casi un año a Antonio desde la distancia, en Los Ángeles, con unas emotivas palabras: «Hoy era el último adiós, hoy partes a otro mundo, hoy te alejas para siempre, hoy no me he despedido de ti... Me quedo con el alma rota, siento dolor, mucho dolor. Fuiste, eres y serás una de las personas más importantes en mi vida, mi orientación, consejero, amigo, padre, eras simplemente tú, único. Este viaje te lo dedico, se que todo saldrá bien porque tú me estás protegiendo, cuidando y ayudando. Viaja tranquilo, disfruta allá donde estés y haz lo que mejor sabes hacer, dar cariño y paz. Nos vemos al otro lado querido mío, te quiero», escribía. 

Tras el anuncio de su embarazo, Tamara Gorro fue narrando cómo evolucionaba su embarazos, los problemas que le han surgido y cómo afrontaba cada etapa llena de ilusión y casi sin creerse lo que estaba pasando. En las últimas semanas de embarazo Tamara Gorro tuvo que guardar reposo ante la amenaza de parto prematuro y rebajó su actividad por completo. Tras varias visitas a urgencias, un ingreso hospitalario que alarmó a sus fans y de nuevo semanas de reposo, Tamara Gorro daba a luz a mediados de diciembre a Antonio, su segundo hijo, y el primero que ella había podido llevar en su vientre.

Ella misma anunciaba la feliz noticia del nacimiento de su pequeño en Instagram «Familia virtual... ¡Vuestro sobrino Antonio está con nosotros! Creo que no hay mejor imagen para representar todo lo que me gustaría decir. Es imposible describir mis sentimientos, en pocas palabras... Otro sueño cumplido, su papá fue el primero en cogerle, que sensación tan bonita al verlo. Tengo muchas ganas de que veáis esa carita tan preciosa que tiene... (Ahora lo que importa es haceros saber que estamos bien. Perdonad que antes no os haya escrito, el día de ayer fue muy largo y estaba KO», explicaba. 

 

El calvario de Tamara Gorro

Tamara Gorro narró su lucha por lograr un embarazo en Sálvame Deluxe en noviembre del 2015, algo que era desconocido para la sus fans. Casada con el futbolista Ezequiel Garay, durante tres años luchó por quedarse embarazada, sin éxito alguno. Por ello recurrió a la gestación subrogada y cuando su hija ya estaba en camino, confesó en Telecinco el tortuoso proceso que había vivivo al intentar embarazarse. «Han sido tres años de lucha, superación, altos y bajos. Tres años luchando por quedarme embarazada. Antes de casarnos quisimos quedarnos embarazados para poder dar la noticia en la boda. Pero van pasando los meses. Al año vamos al médico y me dice que nos derivan a la unidad de reproducción para ver que es lo que sucede. Aparentemente ninguno tenemos ningún problema, pero ahí ya me dicen que yo no óvulo, pero hay un tratamiento que hace que ovúles, pero tampoco funciona», explicaba muy emocionada.

Tamara Gorro confesaba que tuvo que recurrir a la ayuda psicológica para afrontar estos problemas. «Nos pasamos a la fecundación. Cuando ya llevamos unos seis intentos, en una de las intervenciones (para sacarle los óvulos) ven un problema en las trompas y ven que hay un líquido que cae al útero y entonces me dicen que hay que quitar las trompas». A pesar de que no se las tuvieron que extirpar, ella no logró quedarse embarazada hasta este año, y es posible que dentro de unos meses explique el proceso completo, como ya hizo hace dos años.

En los últimos meses Tamara Gorro se ha convertido en una de las máximas abanderadas de la gestación subrogada y está a favor de su legalización, un debate que está abierto pero es muy controvertido. Hace unos meses, según recogía Chance, Tamara Gorro relataba que antes de la gestación subrogada pensó en adoptar y contó lo que le ocurrió. «Siempre decís, ¿y por qué no adoptas? Yo he intentado adoptar en España, en Portugal y en Rusia», contaba desvelando que intentó adoptar a una niña con síndrome de down de Rusia, a la que su madre no quería: «La madre no la quiere, la abandona, la niña tiene escasas horas. Hablamos con los abogados y la madre me da la tutela. ¿Y sabes lo qué nos dicen? Que nos pongamos a la cola. Entonces busco dónde estaba esta niña. Y lo único que dijimos es que queríamos hacernos cargo de sus medicamentos, colegios y cuidados hasta que fuera adoptada. ¿Sabes lo qué me dijeron? Que no, por eso es imposible adoptar. Eso es lo que duele», confesaba la mujer de Ezequiel Garay.

Además más indignada que de costumbre, Tamara Gorro defendía la práctica que le ha permitido formar una familia: «Es indignante que a día de hoy esto todavía se esté debatiendo. Escuchar las barbaridades que se dicen... Y me atrevo a decir que hay tanta falta de información. Mi gestante quería ayudar, ¡ella tiene dos niñas! Y el día siguiente del nacimiento de Shaila, estábamos celebrándolo en la misma habitación mi familia y la familia de la gestante».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.

Comentarios

La desgarradora carta de Tamara Gorro a su amigo fallecido