Ver vídeo

Sinéad O'Connor: «Lo que más me gusta de mi madre es que esté muerta»

La cantante irlandesa ha contado en una entrevista los abusos a los que se vio sometida cuando era pequeña por parte de su progenitora

La cantante irlandesa Sinéad O’Connor ha ofrecido una de sus entrevistas más personales ante el psicólogo televisivo Dr. Phil, donde confesó haber sido víctima de abusos por parte de su madre y añadió: «Lo que más me gusta de mi madre es que está muerta, fue un detalle por su parte».

La intérprete, que ha sido protagonista de varios episodios nerviosos en los últimos meses, aseguró que el origen de sus problemas de salud mental están relacionados con su madre, tanto por los abusos físicos y sexuales que sufrió por parte de ella como por su propia incapacidad para ayudar a su progenitora a superar sus problemas mentales.

«Era una persona capaz de sonreír y disfrutar mientras te hacía daño»

Según O’Connor, su madre, que murió en un accidente de tráfico cuando ella tenía solo 19 años, «no estaba muy bien; no estaba nada nada nada bien. Diría incluso que estaba poseída, a pesar de que no estoy segura de creer en estas cosas», y relató que dirigía «una cámara de tortura».

«Era una persona que podía sonreír y disfrutar mientras te hacía daño», dijo sobre su madre, que, según la cantante, la hacía «repetir una y otra vez “No soy nada, no soy nada”» mientras seguía azotándola. El maltrato físico continuó hasta que tenía 13 años, momento en el que la intérprete decidió huir de su hogar.

Ante una fotografía de su madre, O’Connor hizo un angustioso retrato de su progenitora: «No se cambiaba de ropa, ni lavaba, y lo mismo para nosotros [sus hijos]: cinco años viviendo con la misma ropa sin lavar, no salía de cama, no paraba de tomar drogas, nunca me dijo que yo era guapa ni dulce, hacía llorar a mi hermano pequeño y olía a enfermedad, a maldad».

«Me decía que yo era malvada, que nunca debería haber nacido y que era la razón por la que mi padre se había ido», recordó la cantante, que explicó lo que le habría gustado de su madre: «Abrazos, amor, besos, nombres cariñosos, dormir juntas, regalitos,...»

«Me decía que yo era malvada, que nunca debería haber nacido y que era la razón por la que mi padre se había ido»

«Me arrepiento de no haber sido capaz de amarla, de cuidarla y quizás de darle algo de amor, ayudarla», respondió O’Connor ante la pregunta del dr. Phil de lo que le había faltado en su relación con su madre. «Me arrepiento de no haber puesto mis brazos alrededor de ella, decirle que la quiero y que todo está bien, y tratarla como a una madre», recordaba emocionada, antes de explicar que «la habría cuidado aun habiendo sido un auténtico monstruo».

«Mi instinto suicida viene de querer reencontrarme con ella»

Aunque la cantante afirmó que lo que más le gusta de su madre «es que esté muerta», lo que consideró «un detalle por su parte», también dijo que la echaba mucho de menos. «Creo que parte de mi instinto suicida viene de que yo quiero ver a mi madre, pero no puedo esperar al día en que vaya al Cielo de forma natural para verla de nuevo», explicó, antes de detallar lo que haría si volviera a verla: «Me tiraría encima de ella como un mono, y nunca la dejaría ir, le diría cuánto la quiero, lo mucho que la echo de menos y lo horrible que ha sido mi vida».

«No me llega el día de verla de nuevo», concluyó, entre lágrimas.

Intento de suicidio y proposiciones indecentes

En los últimos años, Sinead O’Connor ha protagonizado algunos episodios polémicos. A finales del 2015, la irlandesa colgó un mensaje en Facebook para explicar que había tomado una sobredosis para acabar con su vida y llamar la atención de sus más allegados, que «no se enterarían si llevara cuatro meses muerta».

Unos meses después, en marzo del 2016, estuvo durante unas horas en paradero desconocido y con riesgo de suicidarse, aunque posteriormente los agentes la encontraron ilesa y, aparentemente, solo había ido a dar un paseo en bicicleta.

También este mismo agosto, la cantante irlandesa grabó un vídeo exteriorizando sus problemas mentales, sus tendencias suicidas y su soledad, diciendo que estaba totalmente sola y que, si por ella fuera, se habría ido derecha con su madre.

El último episodio se produjo a finales del mismo mes de agosto, cuando se le insinuó sexualmente al actor y cómico Russell Brand, que había mostrado su apoyo a Sinéad para sobrellevar sus problemas.

 

Etiquetado como
Comentarios