Así sobrevive el último Blockbuster de Estados Unidos

En 1989 se abría una nueva tienda cada 17 horas. Hoy ya solo queda uno en todo Estados Unidos

A.L.M.

Veinte años atrás cualquier aficionado al cine era socio de Blockbuster.  La franquicia de alquiler de películas consiguió hacerse de oro explotando al máximo las ofertas del videoclub tradicional.  El cliente escogía la cinta que más le gustaba y luego debía dejar el VHS (DVD ya en sus últimos años) pocos días después en el buzón de la puerta. Blockbuster fue tan popular en Estados Unidos que en 1989 se abría una nueva tienda cada 17 horas, según datos del  Washington Post. Con el paso del tiempo y con la entrada en el mercado de los nuevos competidores, el socio se podía llevar a casa más y más películas o videojuegos por el mismo precio. Aun así el modelo no pudo con Netflix.  Y las 9.000 tiendas de Blockbuster en todo el mundo tuvieron que cerrar tras declararse en bancarrota en el 2010. 

En el 2011, el proveedor de televisión estadounidense Dish Network compró la empresa en una subasta y la gran mayoría de las tiendas en el país se cerraron dos años más tarde. Pero a día de hoy, aún hay una abierta. Como si el tiempo no hubiese pasado y no existiese el streaming, la tienda de Bend, en el estado de Oregón, sigue abriendo cada día.  Esta franquicia de Pacific Video es la única que queda en el mundo desde que hace una semanas cerrasen otros dos locales independientes ubicados en Alaska.

La tienda conserva el estilo de los famosos videoclubs de los noventa: paredes amarillas, estantes, golosinas y, también, el sistema informático con su pantalla azul y su buzón característico para las devoluciones. Carne de cañón para los nostálgicos. ser la Turistas de todo el mundo se acercan hasta Bend paravisitarla y se fotografían con el icónico cartel azul y amarillo. Hay quien ha venido desde Londres o desde Taiwán para pisar el último Blockbuster.

Pero no viven del turismo. Las estanterías siguen llenas de cintas y se sigue renovando el stock. La gerente de la tienda, Sandi Harding va todos los martes a los hipermercados a comprar nuevos títulos. Su catálogo cuenta con Blu-ray, DVD y videojuegos, viejos y nuevos. ¿Y quién los alquila? Aunque en esta zona del estado de Oregón sigue habiendo poblaciones con problemas de acceso a Internet, son muchos los padres que llevan al local a sus hijos para enseñarles cómo eran los viernes de su juventud. Sardi reconoce que una vez que se cruza la puerta del escaparate «recuerdas tu infancia, tu película favorita o esa noche en que intentabas conseguir una película pero no podías encontrarla». Muchos de los que se acercan hasta el local también rememoran aquellas primeras citas en Blockbuster. 

Blockbuster se fundó en 1985 en Dallas, Texas, por David Cook y logró un gran crecimiento en los años 1990, y tras ser adquirida por Viacom llegó a controlar el 25% de la cuota de mercado mundial de videoclubes. La historia de la compañía podría haber sido muy diferente si el gigante de las videotecas Blockbuster hubiera aceptado la oferta de Hastings en el año 2000. Netflix pretendía gestionar la marca de Blockbuster online y así introducir su propio nombre en las filiales del gigante. Más tarde un gerente de Blockbuster recordaba en el portal Variety que podrían haber comprado Netflix por 50 millones de dólares. Sin embargo, Blockbuster no tomó en serio a la delegación del joven servicio, según contó el jefe de finanzas de Netflix, Barry McCarthy.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at novo.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

Así sobrevive el último Blockbuster de Estados Unidos