El bebé que nació cuatro años después de que sus padres murieran

Los padres del niño fallecieron en un accidente de tráfico poco después de someterse a un tratamiento de reproducción asistida. Sus abuelos lucharon para poder heredar los embriones y ahora su nieto cumple cien días


Esta historia, que bien podría servir de argumento para una novela, ocurrió en la provincia china Guangdong.

Todo comienza el 20 de marzo de 2013, ese día Shen Jie and Liu Xi fallecían en un accidente de tráfico. Tan solo unas horas después iban a dar un paso más para cumplir su sueño: convertirse en padres gracias a un tratamiento de reproducción asistida pero los cuatro embriones nunca llegaron a implantarse en el vientre de la madre.

Los dos jóvenes eran fruto de la política de hijo único que había en China. Tras el accidente, las dos familias decidieron combatir la tristeza comenzando la batalla judicial que ha terminado con un nieto que les ha devuelto la alegría: Tiantian, dulzura en chino.  

Primero consiguieron que se considerara a los embriones herencia y, después, lograron llevárselos fuera de China porque allí, como en España, la gestación subrogada está prohibida. 

En Laos, los cuatro embriones se implantaron a una mujer de 27 años pero solo se desarrolló uno. El embarazo avanzó sin problemas y el pequeño nació, finalmente, en la misma región que sus abuelos y sus padres.

Su abuela por parte de madre ha declarado a medios locales: "Siempre está sonriendo. Sus ojos son como los de mi hija, pero en general se parece más a su padre". La abuela paterna, por su parte, ha explicado que el niño no crecerá con la verdad, que le será revelada cuando sea mayor. "Hasta entonces, le diremos que sus padres tuvieron que abandonar el país".

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at novo.lavozdegalicia.es Port 80
Comentarios

El bebé que nació cuatro años después de que sus padres murieran