Ver vídeo

Graba a un hombre masturbándose a su lado en el bus y recibe amenazas de violación en sus redes sociales

La joven decidió colgar el vídeo en Facebook para denunciar la situación

Una joven de 20 años que volvía a casa después de un día de fiesta en Palma de Mallorca el pasado domingo 9 de julio se encontró con una escena bastante grotesca e incómoda. Mientras esperaba al autobús, un individuo que rozaba la treintena comenzó a intentar establecer conversación con ella. A pesar de su empeño por llamar la atención de la chica, el hombre no recibió más que ignorancia por parte de la joven. Así que decidió intentarlo de otro modo.

Una vez dentro del autobús, el hombre se sentó justo delante de ella y comenzó a masturbarse mientras la observaba y la llamaba para atraer su atención. Asustada, la chica decidió amenazarle con grabarlo todo si no cesaba. Ni con advertencias lo consiguió. Así que, harta de tener que aguantar la violenta situación, la joven sacó el móvil y se puso a grabar. Según explica a La Vanguardia, a pesar de estar siendo captado por una cámara, el hombre no dijo ni una sola palabra, ni dejó de realizar lo que estaba haciendo.

Al llegar a casa, la joven colgó el vídeo en sus redes sociales para denunciar la situación. Las imágenes rápidamente se convirtieron en un fenómeno viral, acumulando miles de comentarios y visualizaciones. Pero lo más sorprendente de todo es que, entre todos esos comentarios, la joven se encontró un sinfín de amenazas y comentarios de mal gusto. «Feminista de mierda, qué tiene de malo el que se masturba en el bus. Si a ti ni te molestó, te daba la espalda. Qué te piensas, ¿qué eres el centro del universo? Está peor la actitud de grabarlo y subirlo a Facebook que lo que hizo él, que lo sepas. No aproveches el contexto para hacerte víctima de algo». «Amiga, te llego a encontrar yo y más te vale que te cuides... Porque la violada que te voy a dar no va a ser nada comparado con la paja del virgen ese».

A su denuncia de Facebook, la víctima quiso sumar otra más oficial. Con el vídeo en la mano, la joven acudió hasta una comisaría de policía para tratar de poner una denuncia. Algo que no ha conseguido éxito. Según los agentes que la atendieron, al no haber menores que presenciaran la escena, el caso no es delito, sino una «infracción administrativa leve».

Etiquetado como
Comentarios