Ver vídeo

La curiosa depilación de Colin Farrell para su primera escena de sexo

Gracias a su anécdota, que dejó boquiabierta a Ellen Degeneres, el actor consiguió la máxima donación a una entidad benéfica en el programa de la presentadora

Hace 17 años que el actor Colin Farrell afrontó su primera escena de sexo. Pero es ahora cuando el irlandés se ha animado a contar cómo fue su experiencia, con depilación íntima incluida. En el programa de Ellen Degeneres, Farrell se animó a compartir su anécdota (en el vídeo, a partir del minuto 1.20) en una de las secciones del espacio que consiste en que, cuanto más llamativa e interesante sea la historia del invitado, más dinero se destina a una entidad benéfica.

Ocurrió durante el rodaje de la película Tigerland, en el año 2000. Colin Farrell, que por entonces tenía 24 años, tenía que depilar su zona íntima para la escena y confesó que estaba muy nervioso, ya que el director, Joel Schumacher, estaría observándolo todo.

«Llevaba puesta una bata y nada debajo. Estaba tan nervioso que se me fue la cabeza por un segundo, ya que me abrí la bata y dije a Schumacher: '¿Es un poco...?' (en referencia a su zona íntima). Porque, como la mayoría de los hombres, tenía lo que podríamos llamar un arbusto retro», confesó el actor ayudándose de numerosos gestos ante una sorprendida Degeneres.

Imagen:

Pero, lejos de echarle una mano, Farrel afirmó que Schumacher le respondió con un escueto «Oh», por lo que el actor tuvo que tomar medidas por su cuenta. Abriendo totalmente sus piernas, prosiguió: «Me fui a mi caravana, cogí una papelera y me la puse debajo de...», contó arrancando al público sonoras carcajadas.

Ahí empezó la odisea. «Me depilé un poco el lado derecho, pero tenía que igualarlo, así que me depilé el izquierdo. Pero me pasé un poco, así que tuve que depilar de nuevo el derecho. Entonces me pasé otra vez y... en ese momento, estaba sudando. Volví y retomé el lado izquierdo. Cuando miré hacia abajo tenía una pequeña pista de aterrizaje, preciosa y pequeña», prosiguió, haciendo reír cada vez más a los asistentes.

Pero todo su esfuerzo fue en vano ya que, después de todo el proceso y los nervios, la escena no fue rodada con desnudo integral.

Sin embargo, la historia de la depilación de Colin Farrel le valió para conseguir la máxima recaudación en el programa de Degeneres, de 10.000 dólares (cerca de 9.200 euros), que destinó al Instituto Chime dedicado a la educación inclusiva de los niños.

Imagen:

Etiquetado como
Comentarios