Ampliar imagen

United Airlines arrastra a un pasajero fuera del avión por «overbooking»

Varios viajeros grabaron con sus teléfonos cómo el hombre era sacado a rastras del aeroplano

Los pasajeros del vuelo 3411 de United Airlines vivieron una situación insólita el pasado domingo por la noche. Uno de ellos fue arrastrado por la fuerza por el personal de seguridad y fue expulsado del avión, ante la mirada atónita y los gritos de indignación del resto de pasajeros.

Todo empezó cuando todos se encontraban ya dentro del avión, en Chicago, dispuestos a despegar hacia Louisville, y los miembros de la tripulación les informaron de que cuatro voluntarios debían abandonar el aeroplano. El motivo esgrimido fue que otros cuatro tripulantes de United Airlines debían embarcar para poder llegar a tiempo a Louisville y enlazar con otros vuelos.

Según publica Courier Journal, la compañía ofreció a los voluntarios 400 dólares, una noche gratis en un hotel y un nuevo billete para poder coger otro vuelo al día siguiente. Sin embargo, nadie se ofreció, por lo que la tripulación elevó la oferta a 800 dólares. Tampoco resultó.

La aerolínea, lejos de buscar una solución que pasara por negociar con los pasajeros, informó de que el ordenador elegiría al azar quiénes debían abandonar el aeroplano. Ante esta situación, dos viajeros accedieron a bajarse del avión, mientras que un tercero se negó, alegando que era médico y debía atender a sus pacientes temprano al día siguiente. La reacción de la tripulación fue llamar a los efectivos de seguridad para que expulsaran al individuo por la fuerza.

Los pasajeros grabaron con sus teléfonos móviles el momento en que los agentes de seguridad arrastran al pasajero desde su asiento hasta la puerta del avión, a rastras por el suelo y con sangre en la cara. En el vídeo se oyen los gritos del médico y también los de otros pasajeros, que preguntan a los agentes: «¿Qué estáis haciendo?».

Finalmente, el vuelo salió con dos horas de retraso, pero el hombre pudo regresar al avión y llegar a tiempo a su destino, según afirma el mismo medio.

El vídeo tuvo tal repercusión en las redes sociales que la compañía se vio obligada a disculparse públicamente a través de un mensaje del mismísimo presidente, Oscar Munoz.

«Este es un suceso perturbador para todos nosotros en United. Pido disculpas por haber tenido que reacomodar a esos clientes. Nuestro equipo está operando urgentemente para trabajar con las autoridades y llevar a cabo un análisis detallado de lo ocurrido. También estamos tratando de contactar con este pasajero para hablar directamente con él y abordar y resolver esta situación», reza el texto.

Esta nueva polémica de United Airlines se suma a la que tuvo lugar hace tan solo unas semanas, cuando la aerolínea prohibió el embarque a dos pasajeras por llevar leggins. En esa ocasión, la compañía explicó que se trataba de dos jóvenes que volaban con una tarjeta de empleado de la compañía y que debían cumplir con el código de vestimenta en el que esa prenda no está permitida.

Comentarios