Ampliar imagen

Pablo Motos vive su programa más incómodo y polémico

La visita de Drew Barrymore y de Timothy Olyphant se convirtió en una de las más complicadas para el presentador de «El Hormiguero»

La noche del jueves no fue la mejor de Pablo Motos. Y eso que los invitados que se sentaban junto a sus hormigas eran de primer nivel. Al presentador se le fue el programa de madre y su poco feeling con los dos actores que acudieron al plató no mejoraron las cosas.

La noche prometía. En el tradicional programa de Antena 3 acudían Drew Barrymore y Timothy Olyphant, protagonista de series tan famosas como Deadwood Justified. Ambos se plantaban frente a las cámaras españolas para promocionar su nueva serie Santa Clarita Diet, una comedia con tintes sangrientos que Netflix ofrecerá a sus clientes a partir del 3 de febrero.

El carácter bromista de Olyphant consiguió eclipsar a la que era la verdadera protagonista del dúo. Drew Barrymore pasó a un segundo plano y Pablo Motos acabó desquiciado al ver que el ritmo del programa que él tenía previsto se le iba de las manos. La cosa ya no pintaba demasiado bien en los primeros minutos del espacio: «¿No le he hecho ni siquiera una pregunta y ya me está vacilando?», comentaba Pablo Motos en los primeros minutos de arranque del programa. El resto de emisión la tónica fue la misma. Un sarcástico y bromista Olyphant se llevó toda la atención de los espectadores para desesperación del presentador.

En un intento de reconducir la situación, Pablo Motos decidió centrar toda su atención en Drew Barrymore, conocida por ser «la niña de E.T.». Y lejos de mejorarlo, el programa se precipitó. «Me llama la atención que sea yo el que tenga que tener interés por hablar de la serie de Netflix y que Timothy esté cambiando todo el rato de conversación», incidía un incómodo Pablo Motos ante los cortes y bromas del humorista. Hubo un momento en el que incluso tuvo que pedirle que «dejara de putear a la traductora».

«Hay noches que es muy difícil hacer el programa», aseguraba desesperado en la recta final del programa. 

Y como siempre pasa en estos casos, las redes sociales no perdonaron. Pronto se llenaron de comentarios críticos hacia la forma de llevar el programa de Motos y a la patente incomodidad de este.

Comentarios