Ampliar imagen

Bar Refaeli, como si no hubiese dado a luz

La modelo es la última madre en presumir de tipazo a escasos meses del parto. Antes que ella ya alardearon de recuperación milagrosa Pilar Rubio, Vanesa Lorenzo o Sara Carbonero

Son expertas en recomponer todo su cuerpo en un par de meses tras un embarazo de nueve y un parto. Admiradas y criticadas a partes iguales, integran un colectivo numeroso que presenta las siguientes características: mujeres de deportistas o modelos que se decantan por cesáreas y se matan en el gimnasio. Ponen un pie fuera del paritorio y comienzan a trazar la que será su dieta de ahora en adelante -grasas limitadas, azúcares a raya-, a llenar el carro de la compra de prohibitivas pomadas regenerativas y a programar su nueva tabla de ejercicios. Sesenta días y zasca. Fotografía en las redes sociales. Cintura de avispa, ni rastro de estrías, piel tersa y pecho firme. El dinero no da la felicidad. Y sin embargo. 

Bar Refaeli ha sido la última en sumarse al club. La supermodelo israelí, casada desde hace un año con el empresario Adi Esdras, se convirtió en mamá primeriza el pasado 11 de agosto tras un envidiable embarazo apenas perceptible. Mes y medio después, acaba de publicar una fotografía en Instagram que demuestra que recuperarse con rapidez es más que posible. En la imagen, la ex de Leonardo DiCaprio posa en ropa interior. No hay engaño. No hay túnica floja que disimule flotador. No hay postura equívoca ni juego de luces a pesar de ser una instantánea en blanco y negro. Hay lo que es. Su escultural figura, de nuevo ahí.

MoM

A post shared by Bar Refaeli (@barrefaeli) on

Antes que ella, otras colegas de profesión y celebridades de revista hicieron lo mismo. Parto, ejercicio prusiano, dieta verde y algún que otro truco. Pilar Rubio se adueñó de la portada de Women's Health a los cinco meses de dar a luz a su segundo hijo, Malena Costa ejemplificó públicamente la perfecta recuperación exprés posparto -posó en bañador solo dos semanas después desatando la ira de los más puristas, que no tardaron en sacar de paseo el calificativo de «mala madre»-, Vanesa Lorenzo documentó al detalle el proceso en su blog y Sara Carbonero, madre ya de dos niños, no dudo en repartir consejos también en su bitácora personal

Os mando un beso 💋💋💋💋

A post shared by malenacosta7 (@malenacosta7) on

Tras la aparente facilidad para volver a la normalidad hay, sin embargo, además de sudor y en muchos casos buena genética, algunos secretos. Entre confesión y confesión, estas madres estupendas deslizan que suelen darse duchas en agua fría, que incluyen en sus dietas altas cantidades de aguacate y pescado azul, que se someten a sesiones de cavitación -tratamiento de estética que aplica ultrasonidos en zonas de grasa- y de masajes, que toman batidos verdes, que le dan a los pilates y a la natación, que se acostumbran a dar largos paseos, a hacer yoga, a la zumba. Algunas como Shakira reconoce que comen, en pequeñas cantidades, ocho veces al día. Sí, llevan faja. Y las que dan el pecho a sus pequeños gastan -dicen- más de 1.000 calorías diarias. 

Nuevo post "Mi querido Yoga" a ver que te parece./ New post "my dear Yoga", hope you like it.

A post shared by Elsa Pataky (@elsapatakyconfidential) on

Etiquetado como
Comentarios