Ampliar imagen

Tania Llasera muestra su tripa del postparto

La presentadora tuvo a su primer hijo, José Bowie, mediante una cesárea y muestra cómo ha cambiado su cuerpo

Tania Llasera ha querido mostrar una realidad que es la que les ocurre a la mayoría de las que son madres: el cuerpo tiene sus tiempos y nada es ni mágico ni tan rápido. La presentadora de Mediaset tuvo a su primer hijo, José Bowie, que nació mediante una cesárea el pasado 14 de enero, casi dos semanas después de salir de cuentas.

Ahora comparte en las redes sociales, donde no ha dejado de mostrar fotos de su pequeño ni de su día a día (como el sacrificio que supone dar el pecho), cómo está su figura.

«Hoy hace 7 semanas que después de 28 horas de parto provocado, me hicieron una cesárea y sacaron a lo más bonito del mundo para mí, y os seré honesta, así está mi cuerpo hoy, parece que sigo embarazada», escribe en sus perfiles de las redes sociales Tania Llasera. Las reacciones de sus seguidores no se han hecho esperar y muchas muestran su apoyo a la presentadora.

Su imagen dista mucho de otras famosas que en poco tiempo (casi sin respetar el puerperio) aparecen perfectas ante las cámaras añadiendo una presión absurda a la mayoría de las mujeres que pasan por este momento.

Kate Middleton también ofreció una imagen muy impactante cuando al abandonar el hospital tras dar a luz a sus dos hijos no escondió la barriga que le había quedado en las dos ocasiones, aportando normalidad a un proceso natural.

Operadas en el momento del parto

Hace unos años se creó gran polémica con la el llamado postparto ficción, o como madres recién paridas aparecían espléndidas a los pocos días de traer al mundo a su retoño. El mommy makeover cruzó el charco en el año 2013 de la mano de la cantante Shakira, que, tras la llegada al mundo de Milan, se decidió ser una mamá remodelada. Este es uno de los calcos que podrían dar acomodo en español al anglicismo.

Pero ¿qué es exactamente el mommy makeover? Pues engloba una serie de técnicas de cirugía plástica dirigidas a corregir la silueta materna después del proceso de transformación al que la exponen el embarazo y el parto. Una expresión con gancho para algo que «es puro márketing», adviertía María Encina Sánchez Lagarejo, especialista en cirugía plástica.

La supuesta decisión de Shakira de contar con un cirujano plástico para retocar su figura en el momento inmediatamente posterior al parto, en su caso una cesárea programada para el pasado 22 de enero, desató la polémica. La razón, doble: la práctica de una cesárea electiva y la elección de la ocasión para recurrir a la cirugía plástica. «Con todos mis respetos a Shakira y con reserva hacia los profesionales que la han atendido, no me parece el momento», afirmaba el ginecólogo Enrique Segrelles.

Compartía el dictamen la doctora Sánchez Lagarejo, quien advertía que en ningún caso las horas o los días posteriores al parto son los adecuadas para llevar a cabo una intervención de cirugía estética. «Ningún ginecólogo ni ningún cirujano plástico con dos dedos de frente se expondría a los riesgos que conlleva. Es necesario dejar que el cuerpo de la mujer se recupere y vuelva a sus condiciones normales, pues de hacerlo antes hay muchos más riesgos de que surja un problema, como un embolismo, por ejemplo. Además, cualquier cirugía que se haga antes del tercer o cuarto mes después del parto está abocada al fracaso», aseveraba la especialista.

Superado el posparto, «ya puede entrar el cirujano plástico, que tiene mucho que decir a la hora de revertir el cuerpo de la mujer» a su forma natural, puntualizaba.

Según el director médico de la Clínica Segrelles -con un equipo en eclosión de ocho ginecólogos, cinco de ellos mujeres, bajo la dirección de José Manuel García-Consuegra- el obstetra, por su parte, debería abstenerse de excentricidades. «Tiene que ir por donde pisa el buey, por lugar seguro», apuntaba Segrelles, quien dice que en el mejor de los casos la naturaleza devuelve a la mujer en tres o cuatro meses a su estado anterior a la gestación. En cuanto al parto, «lo que debe perseguir el obstetra es siempre lo mejor para el binomio madre-hijo, y, si lo mejor es un parto vaginal, no se puede llevar a cabo una cesárea, porque en este caso lo que hace el profesional es prostituirse», sentenciaba.

Con prácticas como las que se atribuían a la colombiana de Barranquilla, entramos en la era del posparto ficción. Makeovers de especialista aparte, ¿es posible conseguir una figura de portada a las horas, días o incluso semanas de haber dado a luz? «Eso es ciencia ficción», zanjaba Enrique Segrelles. Ni dietas libres de grasas saturadas ni series de ejercicios abdominales practicadas con denuedo obran milagros. El especialista en obstetricia advierte que hay cosas que se ven en las que no se debe creer. Los expertos insisten en que buena alimentación y práctica de ejercicio ayudan. En especial, si se dispone de tiempo para ambas cosas. Hay que tener en cuenta que las mujeres que acostumbran salir en las portadas de las revistas viven de su imagen, como las top models, «que se cuidan durante el embarazo para no ganar peso y luego, tras dar a luz, pasan muchas horas en el gimnasio», apuntaba María Encina Sánchez.

Las otras polémicas de Tania

Y ahora con 35 años, estoy así. Es lo que hay. Y estoy feliz. Además 14 meses sin malos humos!!! ?

Una foto publicada por Tania Llasera (@taniallasera) el

La presentadora se enfrentó el año pasado a una fuerte polémica por su aumento de peso tras dejar de fumar. Tania Llasera mostró su sorpresa y la de muchos otros que salieron a defenderla como Sara Carbonero o Carme Chaparro, después de que su aumento de peso tras dejar de fumar desató una oleada de críticas en las redes sociales. La presentadora de Mediaset respondió a todas ellas haciendo un alegato a favor de la salud y intentando romper contra los canones más estrictos de tallaje.

La polémica surgió tras su aparición en la pasarela Cibeles. Ella misma retuiteó varias imágenes en las que se la podía ver presenciando los desfiles. A continuación se desató un sinfín de críticas en Twitter que ella misma se encargó de responder. 

«He sido bastante más grande y más hermosa toda la vida, y al entrar a trabajar en televisión me pidieron que adelgazara un poquito» afirmaba Tania Llasera en el plató de Sálvame. La presentadora se ha puesto ya en manos de un nutricionista pero afirmaba que su objetivo no era adelgazar. «Quiero ponerle freno a mi peso, ser saludable, aprender de mi cuerpo y ver realmente qué me sienta bien y qué mal, yo me veo bien y lo digo de verdad», decía, para terminar zanjando el tema insistiendo: «Mi cuerpo me dice '¡Qué buena estás!'».

Comentarios