Ver vídeo

¿Duele más un parto o que te den una patada en los testículos?

Un vídeo explica de manera muy didáctica y al mismo tiempo científica cómo se pueden medir estos dos dolores que tanto debate crean entre hombres y mujeres

¿Qué duele más: un parto o una patada en los testículos? Sí, este es uno de los debates que divide el mundo. Si se está en un grupo formado por hombres y mujeres, será difícil ponerse de acuerdo en este asunto y lo más probable es que, dependiendo del sexo, se decante uno por una respuesta u otra.

Es fácil. Las mujeres pensarán que nada hay más doloroso que traer un hijo al mundo. Los hombres por su parte afirmarán que el dolor más insoportable que ha sufrido en sus vidas ha sido una patada en los testículos. Pero, ¿hay una base científica para poder desvelar quién tiene más razón?

Un vídeo realizado hace un tiempo por el canal de Youtube AsapCiencie intenta echar luz sobre esta cuestión de una manera muy didáctica.

Vayamos por partes. La mayoría de las mujeres que hayan tenido hijos, afirmarán que nada hay más doloroso que traer a uno de sus vástagos al mundo. Pasado el momento del parto, la revolución de las hormonas y la llegada del bebé hacen, poco a poco, olvidar las horas de dilatación, las contracciones y el puerperio. Además también existe una especie de pacto de silencio entre madres, sobretodo ante otras mujeres que aún no lo han sido, para intentar minimizar el dolor del alumbramiento. En ocasiones no se dan demasiados detalles escabrosos para no asustar, más de lo que puedan estar ya, a las primerizas. «Las mujeres han asumido la tarea de expulsar un objeto del tamaño de una sandía a través de un orificio del tamaño de una moneda», explica el vídeo.

«El más mínimo arañazo en su pene puede dejarlos incapacitados», reza en el caso de los hombres. Y sí, un golpe en sus genitales les provoca un dolor enorme, que en ocasiones les deja casi sin sentido. Sufren náuseas, aumento de la presión arterial, de la frecuencia cardíaca y sudoración.

La web de ciencia comienza derribando un mito sobre el dolor y cómo cuantificarlo. Explica que hay un rumor que afirma que el cuerpo humano pude soportar hasta 45 DEL unidades de dolor. Con esta cifra, una mujer puede llegar a sentir 57 DEL durante el parto (algo así como lo equivalente a fracturarse 20 huesos a la vez). En el caso del hombre, una patada en los testículos supone más de 9000 DEL de dolor. Desde luego números muy dispares en una unidad DEL que resulta que no existe, así que poco o nada puede cuantificar, con lo que la afirmación de que duele más una patada en los genitales que un parto según estos datos es falsa.

¿Qué es el dolor?

¡Uff! Si el tema a debatir en cuestión es difícil, definir qué es el dolor es aún más complicado. Está claro que si algo duele, pues duele, pero ¿cuánto duele? ¿cuánto es mucho o poco? ¿cómo se mide? Pues todos los seres humanos tiene unas células nerviosas llamadas nociceptores que son las encargadas de reaccionar ante el dolor. Estas células únicamente se activan cuando se supera cierto umbral del dolor. Unos envían señales a la médula espinal y el cerebro (lo que produce un dolor intenso y repentino), mientras otros son los encargados de transmitir la sensación de un dolor más largo.

En el caso de los hombres, los testículos son órganos internos que debido a la evolución han terminado fuera del cuerpo. Están recubiertos de nociceptores lo que explica que sean una zona tan sensible y conectados con nervios del estómago y con el nervio vago, el encargado del centro del vómito en el cerebro.

En el caso de las mujeres el momento del parto también activa miles de nociceptores en la zona y provoca un dolor similar al que sufren los hombres. Un parto dura una media de ocho horas y lo que causa un dolor más agudo y localizado es el cansancio, la fatiga y el estiramiento de los músculos.

Los dos dolores suponen reacciones muy similares en el cerebro, pero de nuevo surge un problema más allá de la respuesta física, porque el dolor es muy subjetivo. Cada persona, más allá que sea hombre o mujer, percibe el dolor de una manera diferente. Tiene un umbral del dolor distinto. Hay múltiples factores que interfieren en cuánto dolor se siente: desde el estado de ánimo hasta otras situaciones de dolor físico anteriores. Por eso intentar medir de forma objetiva el dolor se convierte en una tarea casi imposible. «El dolor no es un estímulo, sino una experiencia que es diferente en cada persona», concluye el vídeo.

Así, tras las estas explicaciones técnicas, que por supuesto permiten saber un poco más de cómo y cuánto se siente el dolor, no es posible dirimir qué duele más si un parto o una patada en los testículos, por lo que la web otorga un empate a estos dolores. «Son completamente diferentes y hay muchas variables a tener en cuenta», reiteran.

Y dan por zanjado el debate con una curiosa reflexión: es posible que un hombre que sufre un golpe en los testículos sienta más dolor que su mujer en el momento del parto, aunque la principal diferencia es que «en un caso el resultado es un bebé recién nacido y en el otro un descenso en la probabilidad de tener uno».

Etiquetado como
Comentarios