Ampliar imagen

Una niña autista que llevaba tres años sin hablar sorprende a sus padres con una inesperada frase

La pequeña Coco Bradford, de tan solo cinco años, dejó de hablar cuando tenía 24 meses de edad

La pequeña Coco Bradford de cinco años de edad dejó de hablar cuando tenía solo 24 meses. Los médicos achacaron el mutismo de la niña al trastorno de espectro autista que padece. Sin embargo, tras tres años de absoluto silencio, la menos sorprendió a sus padres con una frase que no esperaban: «Más tostadas, por favor».

Durante el tiempo en el que estuvo sin hablar, Coco se comunicaba con sus padres mediante dibujos y rabietas. La pequeña se sometió a una terapia llamada de lenguaje que finalmente dio los resultados que esperaban.

La madre de la niña aseguró al Daily Mail que vivieron un momento mágico. «Tan solo dijo 'mas tostadas por favor' y no dejó de repetirlo hasta que se las dimos. Después de comerlas estuvo saltando de alegría y pidiendo más y más», asegura Rachel Bradford.

Muchos niños diagnosticados con autismo padecen problemas de lenguaje. La pequeña Coco comenzó a decir sus primeras palabras cuando cumplió un año y medio, pero poco después dejó de hablar por lo que sus padres decidieron probar suerte con una terapia de comportamiento desarrollada por la Universidad de California que le permitió comenzar a hilar palabras para formar oraciones.

Para poder asumir los gastos de la terapia psicológica, los familiares y amigos de la pequeña Coco organizaron una colecta en que comenzó en la localidad inglesa de Cornwall y con la que consiguieron reunir alrededor de 25.000 euros.

Etiquetado como
Comentarios