Ampliar imagen

Una madre utiliza «Hundir la flota» para enseñarles la tabla periódica a sus hijos

Karyn Tripp ha ideado un método atractivo para hacer más llevadero el aprendizaje de los elementos químicos

La química y su tabla de los elementos es una de las materias que más se les atraganta a muchos niños. Por eso, cuanto antes se puedan familiarizar con ese tablero de casillas de colores, letras y pequeños números, más fácil será para los pequeños quedarse con toda esa información.

A una madre (y también profesora) se le ha ocurrido el método definitivo para hacer más llevadero el aprendizaje de la tabla periódica de los elementos: convertirla en un juego de Hundir la flota.

Karyn Tripp, que dirige su propio blog de enseñanza, llamado Teach Beside Me, en el que comparte con otras madres y con la comunidad educativa sus trucos y juegos para educar a sus hijos, ha tenido esta novedosa idea de convertir la tabla periódica en un juego de batalla naval, que le permite que sus cuatro hijos aprendan los elementos años antes de que lo aprendan en el colegio.

Cómo hacerlo en casa

Cualquiera puede hacerse una batalla naval en forma de tabla periódica en su propia casa. Solo necesitamos, dos carpetas, pegamento, rotuladores e imprimir cuatro copias de la tabla química de los elementos.

A continuación, solo tenemos que pegar en cada una de las caras interiores de la carpeta sendas tablas periódicas.

Abrimos ambas carpetas y las ponemos una frente a la otra como si se tratase de dos ordenadores portátiles pegados y unimos las dos con clips.

Cómo se juega

El funcionamiento del juego es muy fácil, calcado al de Hundir la flota. Cada jugador tiene que colocar cuatro «barcos» (que ocupan 2, 3, 4 y 5 casillas) en el tablero de elementos periódicos que tenemos sobre la mesa. Los «navíos» solamente pueden estar en horizontal o vertical (nunca en diagonal).

A continuación, cada uno de los jugadores debe descubrir dónde ha colocado el otro sus barcos, de modo que tiene que «bombardear» las casillas para deducir en qué posición están. Para ello, debe elegir el nombre de un elemento (y su número atómico correspondiente) y el contrincante dirá si ahí está situada alguna de sus piezas («tocado») o si no hay nada («agua»). En el momento en el que se pierda cada una de las «naves» por completo, el jugador debe decir «hundido».

A medida que cada concursante vaya diciendo los elementos, los va tachando de la tabla que tiene delante, hasta derribar toda la «flota» del oponente.

Etiquetado como
Comentarios