Ampliar imagen
La pareja, poco tiempo antes del ataque

Una pareja de turistas logra escapar de unos caníbales que los desnudaron y los torturaron

Matthew Iovane y Michelle Clemens lograron escapar de un grupo de indígenas de Papúa Nueva Guinea que los ataron a un árbol y le rajaron la punta de los dedos a la chica

El mochilero británico Matthew Iovane y su novia estadounidense Michelle Clemens han pasado unas vacaciones terroríficas, según informan diversos medios británicos. La pareja de turistas estuvo a punto de servir de almuerzo el pasado lunes a una tribu caníbal en una aparentemente paradisíaca isla en Papúa Nueva Guinea.

Iovane, que en el año 2008 participó en el programa de telerrealidad británico Shipwrecked, conoció a su novia durante una visita a Los Angeles. Allí, ambos decidieron volver a verse en Australia.

La pareja voló desde allí a la capital de Papúa Nueva Guinea, Puerto Moresby, y decidieron hacer una caminata de 90 kilómetros en la zona sureste del país conocida como el Camino de Kokoda entre la localidad homónima y la de Sogeri. Un trayecto en el que conocieron a muchos vecinos amigables, pasaban las noches al aire libre y recogían la comida que necesitaban en el bosque.

Todo iba bien hasta que, en el último día de su escapada, Iovane y Clemens se encontraron en el medio de la jungla a un par de indígenas, uno delante de ellos y otro por detrás, armados con machetes y acompañados por más nativos que los rodeaban. «Tenían un aespecto aterrador con sus trajes nativos, con dibujos de guerra», relató Matthew sobre su encuentro con sus agresores, de los que solo eran capaces de entender, entre gruñidos, la frase «os vamos a matar».

La banda les atacó con las armas, los desnudó y los ató a un árbol y, en un momento dado, mientras el británico continuaba amarrado, los hombres atacaban a la chica y le rajaban la yema de tres dedos.

«Eran totalmente salvajes y estábamos completamente a su merced. Pensé que íbamos a desaparecer en la selva y nunca más nos iban a volver a ver», contaba Michelle Clemens sobre su aterradora experiencia.

Finalmente, la pareja consiguió escapar de sus captores mientras estos los conducían a la fuerza a través de la jungla. Iovane y Clemens corrieron a través del bosque hasta un lugar seguro completamente desnudos.

«Habíamos hecho bromas sobre los famosos caníbales de las junglas de Papúa Nueva Guinea», cuenta Matthew, «pero cuando aparecieron entre los arbustos no nos pareció cosa de risa».

El consulado británico en la isla atendió a los dos chicos después de esta peligrosa experiencia y la oficina de Asuntos Exteriores de Reino Unido está ayudando en la investigación abierta por el Gobierno de Papúa Nueva Guinea a encontrar a los responsables del ataque.

Paraísos con nativos peligrosos

A pesar de este incidente, poco común, la isla no es conocida por el mal trato de los indígenas a los visitantes. Pero hay otros sitios que sí. Por ejemplo, la isla Sentinel del Norte, en el océano Índico y administrada oficialmente por la India, en el que vive un grupo de nativos que rechaza por completo el contacto con otras personas.

Se trata de entre 50 y 400 individuos, según diferentes estimaciones, que no dudan en atacar a cualquiera que intente poner un pie en su territorio eminentemente virgen.

Según informa el Daily Mail, en el año 2006 dos hombres que pescaban ilegalmente en la zona fueron asesinados por los nativos, que tampoco dudan en lanzar flechas y rocas a las avionetas o helicópteros.

El diario británico también advertía sobre una serie de falsas reseñas en las webs de viajes sobre personas que supuestamente habrían estado en la isla y habrían escapado con vida y que recomendaban la experiencia. Según el Daily Mail, apenas hay documentos gráficos sobre la vida de los indígenas más allá de un puñado de fotografías de intrépidos aventureros.

Etiquetado como
Comentarios