Ampliar imagen

Una explosiva rubia «revienta» la boda de la coordinadora de Vox en Lugo

Mónica Ceide acude a «Casados a primera vista» después de ser plantada dos veces en el altar, algo que preocupa a su recién estrenado marido

Mónica Ceide, de 47 años, coordinadora de VOX en Lugo y experta en protocolo, ya está casada con Pedro, un arquitecto de Madrid de 51 años de edad.

A él le preocupa el pasado de Mónica, el porqué fue abandonada a un paso del altar, a pocos días de la boda, por dos de sus exparejas. Y a Mónica le preocupa la explosiva exnovia de Pedro, una rubia llamada Alexia que acudió invitada al enlace y la montó con sus toqueteos al novio y sus comentarios cariñosos. Al final, Alexia la lió y se convirtió en la inesperada protagonista del enlace.

En Casados a primera vista la historia empieza por el final. Así que Mónica y Pedro se dieron el «sí quiero» con las manos unida y un tímido beso pasa sellar su amor.

Pedro y Mónica, ya como marido y mujer, hablan por primera vez. Él le confiesa que estuvo a punto de casarse tres veces y ella se sorprende de que «un chico tan majo, tan guapo, con tan buena planta» esté soltero y desea averiguar porqué.

La sorpresa llega cuando Mónica le cuenta a Pedro que estuvo casada una vez y que, después de separarse, dos de sus exparejas la dejaron plantada a un paso del altar, a pocos días de la boda y con todo ya preparado. Ante esta sorprendente revelación Pedro se ha mostrado preocupado y se pregunta el porqué de este doble abandono.

La otra sorpresa de la boda en Casados a primera vista se la lleva Mónica. Pedro invita al enlace a su explosiva exnovia, una rubia llamada Alexia. La joven se muestra muy cariñosa con él y entre toqueteo y toqueteo le dice a Pedro: «Estás muy guapo, me debería haber casado contigo».

Pedro define a Alexia como una persona muy importante con la que tuvo una relación muy especial. Mientras Mónica mira con cara de póquer y no puede evitar los celos. La tensión entre ellas crece por momentos

La presencia y el coqueteo de Alexia le quitan el apetito a Mónica y abren la espita de los celos. La coordinadora de Vox en Lugo se muestra decepcionada y cree que «a Pedro le falta interior y es todo exterior».  Piensa que es «frío» y explica que es difícil estar casada con un hombre que tiene un pasado como el que él tiene. «Puede ser que Mónica tenga celos infundados», sentencia Pedro.

Eso sí, en la noche de bodas Pedro y Mónica deciden olvidarlo todo, aunque la joven de Lugo le deja claro su opinión sobre su coqueteo con Alexia.

Etiquetado como
Comentarios