Ampliar imagen

Pide un Galaxy S6 Edge a su operador y recibe una lata de sardinas

La sorpresa de Greg Cundill fue mayúscula cuando abrió el paquete en el que debería estar su nuevo móvil y en su lugar se encontró una lata y un estropajo

Greg Cundill renovó su permanencia con el operador británico de telefonía O2 y como el común de los mortales solicitó un nuevo terminal. En concreto un flamante Samsung Galaxy S6 Edge, uno de los móviles de alta gama de mayor valor de la compañía coreana.

Unos días después de tramitar la gestión el joven recibió el ansiado paquete, pero una vez abierta la caja perfectamente embalada del nuevo teléfono se encontró con algo inesperado. En su interior, el único rastro que había del Galaxy S6 Edge era una tarjeta SIM y un manual de instrucciones acompañados de una lata de sardinas en salsa de tomate y un estropajo de cocina. «Yo ni siquiera como sardinas. Aunque supongo que ahora ya no tengo excusas para fregar», comentó en tono jocoso a The Sun.

Sorprendido por el contenido de su paquete, Greg Cundill revisó la caja sin encontrar nada extraño. «Comprobé el precinto de seguridad y todo parecía correcto. El embalaje era el original y parecía que no se había alterado», aseguró. Lo primero que descubrió al abrir el envoltorio fue el estropajo e instintivamente pensó que sería parte del relleno para evitar que el producto sufriese algún golpe, sin embargo su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió la lata de sardinas en salsa de tomate. «Notaba el peso de la caja, pero al levantar el estropajo aparecieron las sardinas. Todos nos empezamos a reír», explicó el joven.

Para conseguir un Galaxy S6 Edge completamente nuevo, Greg Cundill pagó treinta libras para actualizar su contrato, otras veinte para rescindir su contrato anterior y seis más el franqueo, y todo ello a través de la página web de O2. «Es una locura pagar 56 libras por una lata de sardinas», bromeó.

Sin embargo, las risas iniciales por el insólito contenido del paquete se fueron tornando en malestar, cuando tras hablar con la compañía no resolvieron su problema. «Al principio fue muy divertido y a todo el mundo le pareció gracioso, pero es extraño que desaparezca un teléfono tan caro», comentó Greg Cundil, que sigue sin recibir su nuevo móvil.

La compañía O2 asegura que están investigando el incidente junto con UK Mail, la empresa de mensajería encargada de transportar el producto hasta el domicilio del joven. Desde UK Mail rechazan cualquier tipo de culpa argumentando que «el exterior del embalaje no se ha alterado» y aseguran que es responsabilidad de O2 establecer cómo la lata de 125 gramos de sardinas en salsa de tomate terminó en la caja de Samsung.

Etiquetado como
Comentarios