Ver galería

Año nuevo Lunar: ¿Por qué el Año Nuevo chino 2016 es el Año del Mono de Fuego?

El 8 de febrero comienza la celebración más importante de la cultura del gigante asiático, que genera todos los años la migración humana más grande del mundo y que podría derivar, en esta ocasión, en un «baby boom» en el país. Las celebraciones durarán 16 días, hasta el Festival de las Linternas

El Año Nuevo chino comienza oficialmente el 8 de febrero del 2016. Y durará hasta el 27 de enero del 2017. Como consecuencia de esto, se produce en el mundo la mayor migración humana anual, cuando millones de chinos se desplazan a su pueblo natal para pasar la fecha más especial de su cultura con su familia.

En esta ocasión, se trata del Año del Mono, un animal que suele corresponder con años especialmente convulsos y que solo llegarán a ser positivos para las personas que sean capaces de adaptarse. En toco caso, los nacidos durante este signo son en general dichosos a lo largo de su vida por su capacidad y seguridad en sí mismos.

Ampliar imagen

Multitudes en la estación de tren de Guangzhou

¿Por qué se celebra en esta fecha?

La fecha del Año Nuevo Lunar chino se marca a través del calendario tradicional, que es lunisolar. Es decir, que a diferencia del nuestro, que se marca exclusivamente por el sol, el chino tiene en cuenta también las fases lunares.

El calendario se utiliza en la actualidad únicamente como guía agrícola (del mismo modo que sucede aquí con muchos campesinos y agricultores) y para marcar todos los festivos tradicionales en China.

Para marcar la fecha exacta año tras año, se debe calcular, en primer lugar, cuál es el día que hay justo entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera. Según el calendario lunar chino tradicional, esta fecha suele caer entre el 3 y el 5 de febrero. El día de Año Nuevo chino es el que corresponde con la luna nueva más próxima a esa fecha. Y este año, es el 8 de febrero.

Las celebraciones del Año Nuevo Lunar chino duran 16 días, desde de la víspera de Año Nuevo hasta el Festival de las Linternas en el 15° día del primer mes lunar. Según el calendario lunar chino tradicional, el primer día del año lunar chino puede caer en cualquier día entre finales de enero y mediados de febrero.

¿Por qué el Año del Mono?

Cada año se representa con cada uno de los animales del zodíaco chino. Al igual que los signos de la astrología occidental, el número de signos es doce. Pero a diferencia de nuestro sistema, que asigna cada casa zodiacal a doce períodos a lo largo del año, en China se asigna cada signo a todo un año completo.

Al mismo tiempo, China tiene cinco elementos básicos (Oro, Agua, Madera, Fuego y Tierra), que también van rotando año tras año.

Ampliar imagen

Esta vez, el animal que toca es el Mono, el noveno signo zodiacal, que no volverá a coincidir hasta dentro de 12 años, en el 2028.

Y, como este año toca el elemento del Fuego, esta vez se trata del Mono de Fuego.

¿Es un buen año?

Según la astrología china, el Año del Mono es tradicionalmente un período muy convulso, con muchos cambios y vaivenes, pero que puede ser especialmente bueno para aquellas personas que son capaces de amoldarse y adaptarse a todos los cambios, muchos de ellos radicales e inesperados.

¿Habrá un «baby boom»?

Se calcula que durante este año nacerán unos 24 millones de bebés, la mitad de la población española. La razón está en dos factores.

Por una parte, porque el año anterior, el de la Cabra, no era un bueno para tener hijos porque, según la superstición, los que nazcan durante ese período tendrán que trabajar muy duro para conseguir el éxito. No pasa lo mismo con los nacidos en el Año del Mono.

Por otra parte, se trata del primer año en el que los chinos podrán disfrutar de la nueva ley que les permite tener dos hijos por familia (y no uno, como hasta ahora), de modo que quienes ya habían perdido la esperanza de tener un nuevo vástago, se lanzarán de cabeza, lo que puede dar lugar a un «baby boom».

De hecho, el número de matronas y camas en los hospitales se han duplicado, por la previsión del aumento del número nacimientos y de los problemas en los partos, ya que muchas mujeres que se quedarán embarazadas superan ya los 40 años.

¿Tan buenos son los nacidos en el Año del Mono?

La gente nacida en el Año del Mono se caracteriza por ser animada, muy segura de sí misma, espabilada, sociable, curiosa, innovadora y traviesa. La imagen general de un nacido bajo el signo del Mono es de alguien inteligente, astuto y hábil, especialmente en el trabajo y en la salud.

Además, su consideración y honestidad le suelen dar largas relaciones amorosas.

Aunque nacen con unas habilidades envidiables, también tienen sus peros. Su carácter irritable, impetuoso y la tendencia a mirar por encima del hombro a los demás son sus defectos más reseñables. Suelen ser desconfiados, arrogantes, egoístas, celosos, irritables y con una astucia maliciosa.

El ejemplo de este carácter está en uno de los personajes más queridos de la literatura china: Sun Wukong, o el Rey Mono, uno de los personajes más famosos de su civilización y de su ópera y que inspiró la creación del archiconocido Son Goku. El Rey Mono, protagonista de la novela del siglo XVI Viaje al Oeste, era un héroe poco al uso. Arrogante, simpático, desafiante y opuesto a las normas, conseguía con su fuerza, tenacidad y carisma someter a cualquiera que se le pusiera por delante. Un carácter que conseguía engatusar a todos los lectores de esa obra de ficción y aventuras, que fantaseaban con romper, como el Rey Mono, con las rígidas normas de la sociedad.

Ampliar imagen

El personaje de la literatura clásica china Sun Wukong, el Rey Mono, en el que está basado Son Goku

Entre las cosas que les dan suerte están los números 4 y 9; el color blanco, dorado y azul; y el crisantemo.

Entre las personas nacidas bajo el signo del mono están Leonardo Da Vinci, Julio César, Charles Dickens, Lord Byron, Elizabeth Taylor, Celine Dion, Tom Hanks, Will Smith, Mick Jagger, Christina Aguilera, Miley Cyrus, Nick Jonas o Selena Gomez.

¿Cómo se celebra el Año Nuevo?

En China son quince días de celebración, en la que buena parte del país se paraliza y la mayoría se van para sus lugares natales a pasar estas fechas con la familia y amigos.

Ampliar imagen

El día de Fin de Año es un día para juntarse, cocinar todos juntos o salir a las calles a disfrutar de unos días con gran ambiente. Se celebra esa noche una cena de reencuentro, con 12 platos, cada uno con un ingrediente que simboliza algo, se reparten los sobres y, normalmente, se ve una famosa gala en la televisión pública.

También se reparten los sobres con dinero a hijos pequeños o cualquiera que esté soltero.

En las puertas de las casas se suelen pegar papeles rojos, color de la buena suerte, con símbolos de prosperidad, como un pez (porque en chino suena como «abundancia») o un carácter chino con un mensaje positivo.

Ampliar imagen

Al pasar de un año a otro, se celebra el nuevo año con espectáculos pirotécnicos. La razón está en una criatura que todos los años viene a asustar a la gente, pero que odia el ruido. Así que se usan para ahuyentarlo.

El día de Año Nuevo, los chinos no comen carne, lo que les hará tener una vida más larga, y se hace la famosa danza del dragón, que en China tiene un significado opuesto al de Occidente. Allí simboliza la sabiduría, la riqueza y la alta cultura.

También desfila el león (aunque a ojos occidentales no parezca realmente un león), que suele ser manejado por una sola persona y va por las puertas de la casa recogiendo sobres rojos con dinero y una lechuga, símbolo de vida y riqueza.

Ampliar imagen

El dragón, a la izquierda, y el león (sí, el león), a la derecha.

Los siguientes días los protagonizan los niños y los antepasados y el quinto día, la gente se queda en casa y está prohibido visitar a famliares y amigos.

Poco antes de que termine el período, se organizan cenas para la familia y, el último día, se hace el Festival de las Linternas, cuando los niños salen de noche llevando farolillos de papel caseros por las calles del pueblo.

Supersticiones del Año Nuevo

Los chinos no son un pueblo demasiado religioso, pero sí tremendamente supersticioso. Su cultura cree que hay un sinfín de cosas que pueden dañar la suerte en la salud o en los negocios, especialmente, por lo que intentan seguir una serie de tradiciones y evitar ciertos pequeños detalles para que la mala suerte no se cierna sobre ellos. Aquí están algunos de los relacionados con esta fecha tan especial.

  • No tomar medicina el primer día del año. De lo contrario, estarás estarás enfermo buena parte del año.
  • La gente no lava la ropa ni el primer ni el segundo día del año, porque esos dos días se celebra el cumpleaños de la Deidad de las Aguas. Y esta podría ofenderse.
  • No se debe lavar el pelo el primer día. En chino, el carácter para pelo se utiliza también para formar una palabra que significa «hacerse rico». Así que al lavar el pelo es como si estuviéramos limpiando nuestra fortuna, es decir, deshaciéndonos de ella.
  • No se deben utilizar tijeras ni cuchillos, porque cualquier accidente con ellos llevará a problemas de finanzas. Según ellos, se «corta» la buena suerte con los objetos afilados.
  • Sin lloros de niños. Se considera que da mala suerte para todo el año que llore un bebé, así que los padres deben hacer lo posible por tenerlos felices.
  • Ampliar imagen

  • Levantados hasta tarde. Se supone que los más pequeños tienen que quedarse despiertos hasta altas horas para «proteger los años» para sus padres. Cuanto más tarde se duerman, más años vivirán sus padres.
  • Empezar sin deudas. Todas las deudas han de ser satisfechas antes de empezar el año, pero si alguien te debe algo, nunca se debe ir a su casa para pedírselo. Da mala suerte.
  • No se barre la casa los primeros días del año. Los chinos lo hacen la víspera del Año Nuevo, de modo que se deshacen de toda la mala suerte acumulada desde el año anterior. Ellos creen que con el nuevo período, entra en las casas la buena suerte, así que si la limpias, la estarías quitando de tu casa nada más empezar el año. Por eso es necesario que, para dar el paso de un año a otro, tengas puertas y ventanas abiertas.
  • Hay que ordenar la casa el día antes. Simboliza que solucionas todos los asuntos pendientes para tener un buen comienzo de año.
  • Regalar naranjas y mandarinas. Para ellos no es casualidad que este fruto tan sabroso coincida con su Año Nuevo, en el que abundan. Representan la prosperidad y buena suerte y es de gente considerada regalarla a familiares y amigos.
  • También las piñas. Porque su carácter significa también «prosperidad», así que nada mejor que regalarlas o hacer adornos en forma de este fruto.
  • O el pescado y la «oreja de mar». La forma en la que se dicen estas dos palabras suena igual que «abundancia», por lo que son buenos símbolos para este día. Si sueles ver dibujos de bebés sosteniendo pescados en imágenes chinas, esta es la razón.
  • Ni ropa blanca ni negra. En China se ven como colores que se usan solo para entierros.
  • Los sobres rojos a los niños e hijos solteros. Regalar dinero es un símbolo de repartir tu fortuna y, de este modo, esparcir la buena suerte a quien lo reciba. No es importante, sin embargo, la cantidad, sino la intención. Eso sí, no puede contener ningún número 4, porque suena igual que la palabra «muerte» en chino.
  • Ampliar imagen

  • Fuegos artificiales. Para ellos, un monstruo llamado Nian, mitad dragón mitad león, descendía todos los años de las montañas para devorar hombres y aterrorizar a todos los humanos, pero que tiene un miedo enorme al ruido. Por eso, para que no chafe la fiesta, los chinos lo espantaban con potentes fuegos artificiales.
  • Y también odia el color rojo, así que nada mejor que vestir de ese tono para que no se nos acerque.
Etiquetado como
Comentarios