Ampliar imagen

Las tarjetas SIM de los móviles desaparecerán próximamente

El formato físico tal y como lo conocemos hoy en día dejará de existir y dará paso a un mecanismo virtual que revolucionará los móviles tal y como los conocemos

Las tarjetas SIM, el pequeño mecanismo que mueve nuestros teléfonos, tienen fecha de caducidad. Este chip físico que identifica los datos de cada cliente y sirve como una especie de DNI para los operadores de telecomunicaciones afrontará este 2016 una revolucionaria transformación. Según adelantaba el diario Expansión, esta tarjeta será sustituida a lo largo de los próximos meses por un microchip instalado de manera fija y de fábrica en cada uno de los dispositivos móviles. Este importante anuncio, que realizará la GSMA (la patronal que agrupa a todos los operadores y fabricantes del sector), será uno de los que más atención fijarán en el próximo Mobile World Congress de Barcelona, quizás debido a la inmediatez de su implementación y a la importancia del avance.

La realidad es que el camino hacia este importante cambio se podría haber iniciado hace ya varios años. SIn embargo, la tecnología se topó con un importante bache: las telecos. Ellas son las que más se han resistido a este cambio. Y es que la SIM tal y como la conocemos hoy en día es el mayor vínculo que mantiene la relación entre los operadores y sus clientes, por lo que el cambio podría cambiar por completo la forma en que se comercializan los dispositivos y los servicios.

Pero, ¿si ya no tenemos SIM, qué vendrá? Estas son las claves del futuro de la telefonía.

1. ¿Qué sustituirá la SIM? 

Se llama eSIM o SIM virtual y es muy parecida a la tradicional. La gran diferencia reside en que no será física y tampoco será necesaria una diferente para cada número de teléfono. Tampoco se podrá cambiar de un dispositivo a otro, ya que vendrá dentro del propio teléfono y será una pieza de hardware que vendrá instalada ya de fábrica. Este dispositivo será el que permita a los usuarios conectarse a internet y hacer llamadas.

2. ¿Cómo se adaptarán los dispositivos?

Los primeros en incluirla serán tablets, smartwatches, coches y otros ponibles. Los smartphones tendrán que esperar un poco. Solo tendrán eSIM los productos nuevos ya que los que incorporan las SIM tradicionales no se podrán adaptar a ellas. 

El verdadero avance será para los usuarios, que a partir de ahora no tendrán que hacer nada ni preocuparse por sus eSIM, ya que serán los operadores los que se encarguen de cambiar o aplicar el número de teléfono a la nueva eSIM, y adaptar las tarifas y preferencias de cada cliente al hardware que ya trae el teléfono.

Según explican los expertos de la patronal de las telecos, los operadores podrán cifrar e instalar de forma segura y remota los datos de cada cliente, permitiendo activar o desactivar las credenciales de un operador desde el propio dispositivo. La traducción de esto es realmente interesante, ya que a partir de ahora los consumidores pueden contratar la tarifa que quieran con el operador que quieran y hacerlo directamente desde el teléfono.

3. ¿Por qué se va a cambiar?

El Internet de las Cosas ha precipitado esta mutación de las tarjetas SIM. El sistema de hoy en día impide que se desarrolle con facilidad este modelo que conectará a la mayoría de objetos de usos cotidianos a las redes móviles. Para que el Internet de las Cosas funcione es necesario que todos los objetos lleven incorporada de fábrica la tarjeta SIM y que esta pueda ser activada de forma remota y automática. 

4. ¿Permitirán tener más de un número de teléfono a la vez?

Sí, se podrán incluir todos los números que uno quiera. De hecho, la eSIM, permitirá a los usuarios tener más de un número de teléfono e incluso más de una tarifa. Pero no todo será tan fácil en este aspecto, ya que todo apunta a que no podrán estar activadas dos conexiones a la vez y habrá que ir cambiando dentro del teléfono qué red deseamos tener en un momento dado. 

5. ¿Y si cambio de móvil, cómo recupero mis datos?

No poder cambiar la tarjeta física de un móvil a otro es lo que está suscitando más dudas entre los usuarios. Pero todo está pensado. Cuando cambiemos de móvil, los datos que tiene la eSIM se trasladarán de un dispositivo a otro sin problema. Lo que se conoce como la nube será lo que permitirá realizar este cambio. Y es que cuando compremos un nuevo smartphone, nuestros datos -almacenados en la nube- viajarán del viejo al nuevo dispositivo simplemente dando unas credenciales.

6. ¿Es seguro?

Por sorprendente que parezca, la eSIM será mucho más segura que la SIM tradicional. Gracias a este sistema remoto, si un usuario pierde un dispositivo podrá localizarlo fácilmente gracias a los sistemas de rastreo que traerá incorporados. Además, al ser una pieza de hardware, es imposible bloquear la localización del aparato.

7. Un avance para el fin del roaming

La eSIM puede poner punto y final al engorroso y caro roaming. ¿Por qué? Pues porque al permitir al cliente llevar en su dispositivo varios perfiles de operadores distintos, los usuarios odrán cambiar de compañía telefónica cada vez que viaje utilizando siempre una tarifa local. 

Comentarios