Ampliar imagen

Los bomberos de Londres alertan de los riesgos de imitar la película «50 sombras de Grey»

Los incidentes derivados de intentar emular a la famosa saga de libros y películas suponen un coste de miles de euros al erario público

Lo de socorrer parejas en apuros (y en situaciones comprometidas) se ha convertido en una constante para los bomberos de Londres. En los últimos meses las llamadas de auxilio se han disparado y las estampas que se han encontrado han adquirido un punto grotesco que les ha llevado a tomar cartas en el asunto. 

¿El culpable? Nada más y nada menos que el fenómeno 50 sombras de Grey. La tan comentada saga erótica ha multiplicado en los últimos meses las llamadas en Reino Unido, coincidiendo con el estreno de la segunda película que cuenta las peripecias de Anastasia Steele y Christian Grey.

Ellos mismos comparten algunos ejemplos en la página web en la que han iniciado la campaña. Uno de los más estrambóticos sucedió el pasado mes de noviembre, cuando el servicio de emergencias de la capital británica recibió la llamada de un hombre que llevaba tres días con su miembro atascado en dos anillos de acero. Según cuentan los bomberos, el hombre necesitaba una cirugía urgente, pero los médicos que lo atendieron no eran capaces de retirarle los anillos. Fue entonces cuando el cuerpo de bomberos entró en juego. Armados con una cizalla hidráulica acudieron hasta el hospital para echar una mano en el caso.

Parece insólito, pero es más habitual de lo que pensamos. De hecho, según las cifras que exponen en la página web de su campaña, este es solo un caso entre los cientos con los que se han encontrado desde que los libros de E.L. James se convirtieron en todo un fenómeno literario. Entre el 2013 y el 2014 tuvieron que responder a un total de 472 incidencias en las que las víctimas se habían quedado atrapadas en objetos de toda clase. Entre el 2014 y el 2015 realizaron quince intervenciones para romper esposas, una cifra que se multiplicó casi por dos durante el año 2016 y que volvió a repuntar en lo que va de 2017, coincidiendo con el estreno d50 sombras más oscuras.

No es una broma. Porque cada una de estas intervenciones tiene un coste para el bolsillo. En concreto, cada incidente de este tipo ronda los 344 euros. Traducido a todas las intervenciones que han tenido que practicar, en los últimos tres años el capricho de los que quieren emular al mismísimo Christian Grey ha supuesto un coste de 454.613 euros al erario público. Desde el propio cuerpo insisten en un principio básico a tener en cuenta para aliviar las emergencias: «Si los anillos no entran, no hay que forzarlos».

Comentarios