Ampliar imagen

El nadador que dedica una peineta a su padre

El deportista canadiense Santo Condorelli repite este gesto antes de lanzarse a la piscina por una curiosa razón

La versión más extendida dice que los actores se desean «¡Mucha mierda!» antes de subir al escenario porque en la Edad Media la abundancia de excrementos en la entrada de los teatros significaba que había acudido mucha gente rica en sus carrozas tiradas por caballos, una explicación que dignifica lo que para muchos es una frase cuando menos chocante. Algo similar ocurre con el gesto ritual que el nadador canadiense Santo Condorelli repite cada vez que va a lanzarse a la piscina. 

Contraviniendo en apariencia una norma cultural tan extendida como el respeto a los progenitores, el joven deportista de 21 años, que compite estos días en los Juegos de Río, dedica el gesto nada menos que a su padre ante la perplejidad de todo aquel que no conozca el origen del ademán, que repite desde los ocho años.

Lo cierto es que fue precisamente su padre quien ideó este código para dar confianza a su hijo, que se sentía muy frustrado cuando era niño y perdía ante deportistas mayores que él. «Me dijo: ‘Tienes que confiar más en ti mismo y decirle a todos que estás compitiendo. Cada vez que estés detrás del trampolín, dedícame una peineta y yo te la devolveré», explicó a la televisión pública canadiense Santo Condorelli, cuyo gesto ha llamado la atención de espectadores y medios de comunicación de medio mundo. 

El joven, que compite en 100 y 50 metros libres y 100 mariposa, también ha despertado la curiosidad de numerosos internautas, que han comentado y reproducido su llamativo gesto en las redes sociales, aunque algunos lo han interpretado de manera equivocada.

 

 

Etiquetado como
Comentarios