Ampliar imagen
El propietario empujó a la mujer que se agarró a la pared antes de precipitarse por las escaleras (Youtube)

Una mujer es arrojada por las escaleras por su anfitrión de Airbnb tras retrasarse con la salida

La mujer asegura que el ataque fue en realidad una agresión racista

Un anfitrión de la conocida plataforma de alquileres Airbnb no quiso ser comprensivo con el retraso de sus inquilinas, de raza sudafricana, por retrasarse en la hora de salida. En su lugar, decidió echarlas a empujones de la vivienda y agarrar a una de ellas en cuanto tuvo la oportunidad, acto que terminó en desgracia cuando la mujer fue precipitada por las escaleras. La víctima, que resultó ser la cineasta Sibahle Steve Nkumbi, estaba acompañada por un grupo de amigos siendo uno de ellos quien grabó toda la escena. Los alquilados se encontraban en Ámsterdam con motivo de una exhibición, de la cual Sibahle pretendía escribir un artículo. En una entrevista en la que relata los hechos del momento de su accidente, la cineasta afirma que el primer encuentro con el propietario no supuso ningún problema. «Mi experiencia fue agridulce. Empezó bien pero acabó mal», afirma.

Todo ocurrió cuando los inquilinos se retrasaron en abandonar la vivienda y sonó el timbre de la puerta. Una mujer, «visiblemente molesta», les pidió que abandonaran la estancia. «Esto es inaceptable y tenéis que hacer las maletas e iros ahora» dijo la propietaria según afirma la víctima. «Yo le dije sí, danos unos minutos». «Ahí fue cuando ella volvió unos minutos después con su marido, que estaba golpeando la puerta. No sé lo que ella le dijo porque ya estaba enfadado cuando estaba golpeando la puerta», relata Sibahle del momento de los hechos.

Tras entrar en el domicilio, la tensión no disminuyó puesto que como asegura la inquilina «estaba muy exaltado. Yo le pregunté ¿por qué estás tan exaltado? Nosotros nos vamos». Afirma que toda esta situación también se motivó por los abusos verbales que se llevaron a cabo por parte del propietario. «Tenéis que iros ahora. Esto no es África» fueron algunas de las frases que Sibahle aseguró haber recibido del dueño. «Cualquier persona de color que ha tenido que sufrir ataques racistas sabe cuando le está ocurriendo. Lo peor de todo esto es que quien perpetra el ataque siempre se asegura de decir algo impreciso para evitar cualquier responsabilidad legal».

Se habían retrasado una hora

El grupo de amigos trataba de razonar con el inquilino, pero éste no aceptaba el hecho de que se hubiesen retrasado una hora de la salida que tenían estipulada y sólo repetía una y otra vez «fuera, fuera». Después de ver que la situación se estaba poniendo muy difícil, decidieron marcharse lo más rápido posible. Pero tal como se ve en el vídeo de Youtube, el hombre agarró las pertenencias personales de las mujeres y las sacó del inmueble a empujones. El momento previo a la caída se produjo, según la cineasta «cuando me moví y estaba lo suficientemente cerca de él. No resistió la oportunidad de agarrarme y su mujer me agarró y ahí supe que me iba a tirar por las escaleras».

Y no se equivocaba. Sibhale intentó defenderse agarrándose a una pared, pero esto solo hizo que él incrementara la fuerza de sus empujones. Fue entonces cuando la víctima se vio precipitada por las escaleras y quedó inconsciente en el acto, en medio de los gritos de pánico de sus compañeras. Las consecuencias fueron moratones, lesiones internas y alguna contusión «por eso tengo problemas recordando cosas y a veces me mareo», confirma. La compañía Airbnb se ha manifestado y ha afirmado vetar al agresor para que no pueda seguir realizando alquileres con ellos.

M. P.

 

Etiquetado como
Comentarios